Almudena Bernabeu, la abogada del caso contra Alfredo Cristiani, si la querella es admitida, “se va a llamar a declarar a los querellados�

A primera vista Almudena Bernabeu parece una abogada cualquiera. Se maneja con sencillez y no tiene aires de grandeza. Le gusta charlar de las causas perdidas de sus amigos “los guanacos� a quienes, confiesa, guarda un gran afecto.

Almudena dice que se ha pasado cerca de diez años intentando que se le haga Justicia al pueblo salvadoreño por las injusticias cometidas en su contra.

Cuando le digo que el juicio podría tener efectos mixtos en la gente y en las instituciones de nuestro país, me contesta con cierta solvencia que lo importante es “ayudar a hacer Justiciaâ€?.

Después le digo que el caso también podría traer esperanza. Entonces su voz inesperadamente empieza a tambaleársele. Parece un poco emocionada con la idea de que finalmente se abra una posibilidad de Justicia para un pueblo que hasta ahora sigue sin recuperase totalmente de los traumas y barbaridades cometidas en su contra por ambos bandos durante la guerra.

“Yo estaría feliz” dice en un momento dado, aludiendo a esa pequeña posibilidad de que se abra el camino para hacer Justicia.

Para Almudena, esto no es una guerra personal, ni una forma de saltar en las páginas de los grandes periódicos del mundo como el New York Times, el International Herald Tribune, o el Frankfurter Allgemeine Zeitung.

Almudena me confiesa que todo esto lo hace porque conoce las miserias, las desgracias y las injusticias que han atropellado al “humildeâ€? pueblo salvadoreño, para quien, repite con cierta facilidad, guarda un gran respeto y afecto.

Pero lo que en el fondo persigue es que “se haga Justicia” de acuerdo a las pautas que marca “el estado de derechoâ€? y que, en definitiva, reine el imperio de la ley.

Esta es parte de la grabación de la entrevista que le hice a Almudena Bernabeu, la abogada española radicada en San Francisco, que puede representar una pesadilla para unos y una ventana hacia la Justicia y la esperanza para otros.

Fuente: salvadoreñ[email protected]

You must be logged in to post a comment Login