Defiende experto papel social de maras al renunciar a la violencia

Madrid.- Las pandillas y las maras son de las pocas organizaciones estructuradas y jerarquizadas que podrían hacer grandes cosas por la sociedad y por su país, si renunciaran a la violencia, afirmó el experto en delincuencia juvenil Eduard Vinyamata.

“Si obviamos la violencia, me parece bien que existan”, afirmó Viyanmata Camp, quien este martes participó en la presentación del libro “Pandillas y maras” en la sede de la Conferencia de Ministros de Justicia de los Países Iberoamericanos (COMJIB).

Viyanmata se refirió a este tipo de pandillas como a “grupos organizados, y armados, agrupaciones criminales cada vez más fuertes, con un nivel de formación que, en muchos casos, supera al de la policía o las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Vinyamata, director del “Master internacional en resolución de conflictos” que imparte la Universidad Oberta de Cataluña, lleva tiempo combatiendo estas agrupaciones con métodos “heterodoxos”, reiteró.

Aseveró que la pertenencia de las personas a estos grupos tiene que ver con seguridad, economía, y relaciones afectivas.

“Sólo conociendo las causas podrá atajarse el problema, y la solución pasa por dotar a los integrantes de pandillas y maras de seguridad, trabajo y relaciones sociales sanas, tres aspectos que constituyen el ‘pacto social’”, dijo.

Puso como ejemplo un proyecto llevado a cabo en Guayaquil, Ecuador, donde solicitó al banco más castigado por estos grupos un crédito para que el jefe pandillero lo administrara a modo de microcrédito entre sus integrantes.

El resultado fue que muchos miembros abrieron pequeños negocios, como una pequeña discográfica o una fábrica de zapatos, que pusieron fin a sus necesidades económicas. “En seis meses se ha reducido la violencia en Guayaquil en un 60 por ciento”, aseguró.

Otro de los ejemplos citados fue el de un duelo entre “Latin Kings” y “Skin Heads” en Barcelona, España, y cómo asesoró al jefe de la policía para que negociara la cancelación de la cita con el jefe de la banda en Ecuador.

Vinyamata reconoció que sus métodos son distintos, pero legales, y reveló que en México, Costa Rica o Guatemala ya comenzaron a interesarse por ellos.

“En México, los narcos o los pandilleros tienen más recursos humanos y armas que policía y militares juntos”, dijo.

El libro, subtitulado “Aproximación a su comprensión y propuestas de estrategia de solución del conflicto que éstas generan desde la perspectiva de la Conflictología”, hace un repaso por distintos aspectos asociados a este tipo de fenómenos.

En la presentación del texto participaron además el Secretario General para la Cooperación con Iberoamérica, el mexicano Miguel Hakim, y el Secretario General de COMJIB, Víctor Moreno Catena.

Vinyamata compartió lo que él enunció “una experiencia práctica y sobre el terreno relacionada con la paz, la seguridad, la justicia y la acción policial frente a pandillas y maras”.

“Mi origen es la práctica sobre el terreno, no frente a grupos criminales, sino dentro de ellos”, aseveró, y se refirió a la necesidad de integración de estos grupos.

Por su parte, el responsable de la Cooperación con Iberoamérica, Miguel Hakim, dijo que “las pandillas son hoy la principal preocupación no sólo de los gobiernos, sino de la población”, y apuntó que el 33 por ciento de los mexicanos lo reconocen como el problema número uno.

Hakim se refirió a Latinoamérica en general como la región con mayores desigualdades del mundo, y destacó la tasa actual de 25 homicidios por cada 100 mil habitantes de América Latina, frente a los 17 de Africa, los cuatro de Asia, y los dos de la Unión Europea.

También destacó la necesidad de “llevar a cabo un programa práctico de voluntad política”, desde dos perspectivas, la lucha global, y el esfuerzo regional.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login