Revelan raíces judías del muralista Diego Rivera en exposición.

México, 19 Nov (Notimex).- Una de la facetas poco conocidas del
muralista Diego Rivera es sus raíces judías y la importancia que les
dio en su obra, como se muestra en el mural “Sueño de una tarde
dominical en la Alameda”, donde dibujó a una joven de esa condición
siendo sacrificada por la Santa Inquisición.

Así lo dio a conocer la especialista y profesora universitaria
Alicia Gojman de Backal, curadora de la exposición “Diego Rivera y la
Inquisición, un puente en el tiempo”, que se exhibirá a partir del 25
de noviembre en el Museo Mural Diego Rivera.

Tras un recorrido por la muestra, la especialista en temas
judíos manifestó que la exposición, además de ofrecer aspectos ya
conocidos del muralista nacido en Guanajuato en 1886, revela la
faceta mencionada de él, totalmente desconocida hasta ahora.

Esta es la plena conciencia que tuvo sobre sus antepasados
procedentes de los judíos portugueses, dijo. Pero también se
dilucidarán sus amplios conocimientos sobre la historia mundial.

Recordó que fue un hombre bien informado de lo que ocurría en la
época que le tocó vivir y tenía conciencia de lo que eso podía
significar en el futuro. Estos y otros aspectos permiten descubrir el
lado humanista del pintor cuyas múltiples facetas, a 51 años de su
muerte, aún están por descubrirse.

Gojman de Backal expuso que los antecedentes judíos de Diego se
remontan a sus abuelos paternos, de apellido Rivera Acosta, quienes
eran de origen judío portugués y habían emigrado a México para
establecerse en Guanajuato.

Sus biógrafos señalan que sus abuelos eran judíos conversos, es
decir, se les había obligado a convertirse al catolicismo, por ello
Diego Rivera había sido criado bajo esta religión, aunque siempre
estuvo consciente de sus orígenes.

Así, la muestra integra alrededor de 70 objetos, entre libros,
retratos, pinturas, recortes de periódicos, el mural “Sueño de una
tarde dominical en la Alameda” y una joya que perteneció a León
Trostsky, líder ruso también de origen judío muy amigo del muralista.

En dicho mural, el pintor lo comenzó con la imagen de Mariana de
Carvajal, una joven judía que es exhibida por la Santa Inquisición de
la Nueva España, azotada y finalmente llevada a la hoguera
supuestamente por herejía.

Diego Rivera, explicó Gojman, conoció esta historia de los
Carvajal, le impactó mucho, sobre todo que la Inquisición hubiera
llegado a la Nueva España y se haya abolido hasta el siglo XIX.

Se presume que por ello pintor a la joven hija del matrimonio
Carvajal, que llega con el gobernador del nuevo reino de León y que
acaba en la hoguera en 1601.

Sigue

Revelan raíces. dos. 1601

Por su parte, la directora del Museo, Carmen Gaitán Rojo, indicó
que de esta forma Rivera hizo una especie de homenaje a los judíos
que llegaron a la Nueva España y que se les persiguió de una manera
muy injusta y oscura.

Las piezas que datan del siglos XVI al XX, explicó, provienen en
su mayoría de colecciones privadas, específicamente de Gojman y de
otras instituciones públicas, y dan cuenta de la presencia de la
Inquisición en México

La exposición, que se exhibirá hasta marzo de 2009 y después
viajará a Monclova, Monterrey y Estados Unidos, incluye también la
exhibición de la tabla del Altar de “El perdón”, que estaba ubicado
en la Catedral Metropolitana y se quemó durante un incendio en el
recinto religioso hace varios años.

El retablo es obra de Jerónimo de Balbás, escultor español
también perseguido tras ser descubierto su pasado judío, por lo que
fue encarcelado y después fue quemada la obra.

De ahí que este retablo que es considerado ruina arqueológica se
exhiba en esta muestra. “Esta tabla oscura, quemada en la que apenas
se ven restos de pintura, es como la síntesis de la persecución y la
quema de tanta gente inocente”.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login