Fiscal general de EEUU sufre desmayo mientras pronunciaba un discurso

WASHINGTON (AFP) – El fiscal general estadounidense, Michael Mukasey, quien perdió el conocimiento el jueves mientras pronunciaba un discurso en Washington, salió del hospital “en muy buena forma” luego de una serie de exámenes, informó el viernes el Departamento de Justicia.

La cadena de televisión Fox transmitió imágenes de su salida del hospital y de Mukasey confirmando a los periodistas que se hallaba en un estado “formidable”.

“Todos los exámenes (que se le practicaron) son tranquilizadores, nada indica que haya sufrido un ataque cerebral ni un accidente cardiovascular”, declaró en un comunicado, Gina Talamona, portavoz del Departamento de Justicia.

La cadena de televisión ABC News indicó que, de repente, Mukasey empezó a articular mal su discurso antes de perder el conocimiento.

Los paramédicos atendieron de inmediato a Mukasey, de 67 años, y lo trasladaron para su tratamiento médico al hospital de la Universidad George Washington, donde se encuentra “consciente, habla y está alerta”, había informado más temprano Peter Carr, director de Asuntos Civiles en el Departamento de Justicia.

“El presidente (George W.) Bush habló con el fiscal general justo antes de las 07H00 este viernes por la mañana”, había declarado por su lado la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino. “El fiscal general parecía estar muy bien y recibe una atención médica excelente”, indicó.

Mukasey asumió la fiscalía general en septiembre de 2007, sustituyendo a Alberto Gonzales tras escándalos por la destitución de fiscales y los casos de torturas en las cárceles iraquíes de Abu Ghraib y Guantánamo, entre otros.

Conservador con fama de competente e imparcial, Michael Mukasey fue designado fiscal federal adjunto de Nueva York, con el alcalde Rudy Giuliani, y dirigió la oficina de lucha contra la corrupción.

Cuatro años más tarde, fue contratado por un gran gabinete de abogados neoyorquinos, antes de ser nombrado juez federal por el presidente Ronald Reagan en 1987.

En 1995 salió del anonimato, cuando se encargó del proceso de diez islamistas acusados de preparar atentados en Nueva York, entre ellos el egipcio Omar Abdel Rahman, llamado el “jeque ciego”, condenado a cadena perpetua.

You must be logged in to post a comment Login