Nicaragua quedó aislada de la izquierda de América Latina, según ex cancilleres

MANAGUA (AFP) – El fracaso de Nicaragua en su moción contra el titular de la OEA, José Miguel Insulza, dejó en evidencia que el presidente Daniel Ortega quedó aislado entre los gobiernos de izquierda de América Latina, con excepción de Venezuela, luego de los polémicos comicios municipales, según dos ex cancilleres.

Los países de la Organización de Estados Americanos (OEA) dieron el jueves un claro apoyo a su secretario general, lo que llevó a Nicaragua a retirar su moción contra Insulza, a quien acusaba de intromisión por sus declaraciones sobre las cuestionadas elecciones del 9 de noviembre.

Nicaragua lanzó duras acusaciones contra quienes han expresado dudas sobre la limpieza de los comicios, ganados oficialmente por el gobernante Frente Sandinista, pero ningún otro país del continente apoyó a Managua en la OEA, salvo Venezuela, pese a que muchos tienen gobiernos de izquierda.

“No es América Latina en absoluto la que le dijo ‘no’ a Ortega (en la OEA), es la izquierda gobernante de América Latina la que no cree que (el gobierno de Nicaragua) esté siendo víctima de un complot” orquestado por Estados Unidos, dijo el ex canciller sandinista Víctor Hugo Tinoco.

Tinoco destacó que la moción de Nicaragua ante la OEA no fue secundada por los presidentes izquierdistas Luiz Inacio Lula da Silva (Brasil), Cristina Kirchner (Argentina), Tabaré Vázquez (Uruguay), Michelle Bachelet (Chile), Fernando Lugo (Paraguay), Rafael Correa (Ecuador) ni Evo Morales (Bolivia).

“Este es un revés (para Ortega) no de la OEA, no del imperio, sino de los gobiernos de América Latina”, agregó el ex ministro del gobierno revolucionario sandinista (1979-1990), al hablar este viernes en un programa de televisión.

Insulza, un político socialista chileno que vivió exiliado en México durante la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-1990), podría ser designado candidato presidencial para las elecciones de 2010 por su partido, el mismo de Bachelet.

Al presidente Ortega le salió “el tiro por la culata” al haber llevado este asunto a la OEA, expresó por su parte el ex canciller liberal nicaragüense Francisco Aguirre.

Nicaragua “quedó aislada en el foro regional”, agregó Aguirre, quien destacó que Ortega no consiguió respaldo ni siquiera de Evo Morales, un gran aliado, quien hace unos días se reunió con Insulza para agradecerle el apoyo de la OEA en la crisis política en Bolivia.

De la veintena de países que intervinieron en el debate en la OEA, la mayoría dio apoyo a Insulza o no secundó la moción nicaragüense, aunque tampoco una propuesta estadounidense de apoyo a la “gobernabilidad democrática de Nicaragua”.

Insulza, quien había expresado su “preocupación” luego de los comicios, salvó con comodidad los ataques de Managua y Caracas, que lo acusaron la semana pasada de plegarse a Estados Unidos contra Nicaragua.

“Esa declaración no reflejaba ningún ánimo de tener injerencia”, aseguró Insulza ante el Consejo Permanente de la OEA, recordando que la participación de los observadores electorales de la OEA ayudó en 2006 a convalidar el triunfo de Ortega.

Ortega y el tribunal electoral, acusado de operar bajo su influencia, no permitieron observadores independientes en los comicios municipales.

La ausencia de apoyo en la OEA se debió “a la falta de credibilidad que tiene Ortega ante los gobiernos de izquierda” latinoamericanos, insistió Tinoco, quien ahora integra un movimiento sandinista opositor.

You must be logged in to post a comment Login