Salvadoreños en el mundo, ¿líderes o mercenarios?

Dentro de los principios elementales de la democracia, se encuentra el ser sujeto a las responsabilidades civiles y de justicia, las cuales permiten la estabilidad, que como miembros de una sociedad nos permiten vivir en un ambiente de libertad, respeto y derecho.

Cuando estas responsabilidades son ignoradas y atropelladas, como en el caso de una persona que recientemente falsificó mi firma al escribir un comentario en un periódico digital en Washington DC, intentando así, provocar un altercado entre un columnista amigo mío y mi persona.

Los ofendidos nos enfrentamos al reto de decidir entre ignorar el asunto o deducir responsabilidad, y así, poder tomar la determinación de perdonar o llegar al extremo de acudir a las autoridades respectivas para aplicar justicia; lo cual, no será el caso en esta oportunidad, ya que este hecho de estupidez, es consistente con la personalidad de mis históricos detractores en la organización Salvadoreños en el Mundo, quienes anteriormente han hecho lo mismo en otros medios y debido a ello, son en esta oportunidad la fuente de mi deducción.

Personalmente considero que la tolerancia y la paciencia son dones, que lideres comunitarios y figuras públicas – como mi persona – debemos aprender a fortalecer y mantener en nuestras vidas, ya que, cuando creamos opinión pública, somos concientes de que nuestros puntos de vista no podrán ser aprobados siempre y que más de alguna vez propiciaran desacuerdo o el malestar permanente, como es el caso de los líderes de Salvadoreños en el Mundo.

Pero esa es la potestad que nos proporciona el derecho democrático de la libre expresión. Pero, ¿Hasta donde llega el límite de los valores de la tolerancia y la paciencia?

La falsificación de mi nombre en esta oportunidad, considero que es el límite de esa tolerancia, y la razón de ello, es precisamente que, no es la primera vez que sucede.

Por lo tanto me veo en la vulnerable posición y necesidad de expresarme, manifestando mi displicencia hacia tal acto de inmadurez.

Al responder el correo que me llevó a descubrir esta osadía en el medio electrónico, fui invitado consecuentemente, a ver archivos de comentarios en el blog de la organización Salvadoreños en el Mundo, quienes por años me han considerado como un adversario político y detractor de su organización.

Esta misma estrategia ha sido utilizada por los líderes de Salvadoreños en el Mundo en otros blogs, así como, en correos electrónicos y en los pasados meses, además, se han preocupado de contactar a diferentes editores de los periódicos que publican mis artículos de opinión, con el fin de denigrar mi nombre, mi liderazgo y solicitar que dejen de publicarme.

En fin, ese es el derecho de cada cual, a tener la potestad de interpretar la información que se les facilita desde sus propias convicciones y decidir que publicar, como es el caso particular de los medios de comunicación que continúan publicando mis artículos de opinión semanalmente, a pesar de la solicitud de estos individuos.

Personalmente me siento agradecido con todos lo medios de comunicación que me han abierto sus puertas y dado la valiosa oportunidad de crear opinión pública.

Mi verdad sobre Salvadoreños en el Mundo no la he ocultado nunca y está publicada en tres capítulos extensos, además, es una verdad compartida por muchos lideres en todo el país, quienes han sido sujetos de las sucias artimañas que la pobre calidad moral y atroz conducta del editor del blog de esta organización, su presidente y su líder político, han demostrado a través de los años, y que han convertido su movimiento en un ejemplarizante fracaso político, como lo fue demostrado en la última convención realizada en Los Ã?ngeles el año pasado.

La democracia nos da la oportunidad de poder expresarnos sin necesidad de escondernos o falsificar firmas electrónicamente para demostrar desacuerdo ante algo o alguien y por eso es que me pregunto: ¿Que son verdaderamente los lideres de Salvadoreños en el Mundo

You must be logged in to post a comment Login