Se congratula el mexicano Daniel Sada por el Premio Herralde.

Madrid, 22 Nov (Notimex).- El recientemente reconocido con el
Premio Herralde de novela, el mexicano Daniel Sada, declaró a Notimex
haber recibido la noticia con gran regocijo, y se refirió al galardón
como “el más literario de todos los premios de nuestra lengua”.

El escritor mexicano, autor de obras como “Ritmo Delta” o “Luces
artificiales”, se impuso al resto de obras finalistas con “Casi
nunca”, la historia de un triángulo amoroso.

El reconocimiento es para el escritor “un impulso definitivo que
a su vez me hace ver que todo lo que escriba de ahora en adelante
deberá estar a la altura de la novela premiada”, aseguró.

“Casi nunca” está protagonizada por un agrónomo de Oaxaca que se
debate entre dos amores: una prostituta y la perfecta candidata
propuesta por su madre, una obra que Sada definió como divertida,
tras la cual “hay una enorme carcajada” y donde “el humor es
fundamental”.

El protagonista es “Demetrio”, quien debe elegir entre el sexo y
el compromiso, lo que no le permite ser dueño de sí mismo. “En esta
novela ningún personaje es realmente libre”, afirmó el también autor
de “Albedrío”.

Interrogado acerca de la importancia de la figura femenina en
esta obra, Sada respondió: “quizá sea lo más importante. La mujer es
el enigma más grande que hay en este mundo y por eso es sublime y
fascinante”.

El escritor, entrevistado por teléfono por Notimex, reveló que
en la novela todos los personajes protagónicos “consiguen actuar por
sí mismos”. “Cuando los personajes son contradictorios o inseguros
siempre logran escaparse de las manos de su creador”.

A sus 55 años, Sada ha publicado ocho novelas, pero también
cuentos. “Para mí el cuento es más difícil que la novela, y la poesía
más difícil que el cuento. La música es el arte por excelencia. Creo
que el artista es muy superior al intelectual”, declaró.

“Todo arte que postule la forma por encima del fondo es una
acontecimiento que quizá no pertenezca a este mundo. Nuestra realidad
siempre es insuficiente”, añadió el escritor.

Jorge Herralde, editor de Anagrama y promotor del galardón,
describió a Sada como un enamorado de la forma y un renovador de la
literatura mexicana.

“Mi mundo es verbal y siempre lo será”, respondió Sada a esta
valoración, “el idioma español es tan dúctil y manipulable que
esconde miles de potencias eufónicas y semánticas. En sí mismo es un
universo, y no le tiene que pedir prestado a ninguna otra lengua”,
sentenció.

Sigue

Mi mundo es verbal. dos. sentenció

Por otra parte, el además autor de “Porque parece mentira la
verdad nunca se sabe”, aseguró que jamás se propuso “ser un
renovador, más bien soy un incansable asimilador. Tampoco tengo muy
definido qué es la literatura mexicana”.

Daniel Sada afirmó que su estilo dio un giro en 2002 con “Luces
artificiales”, pero dijo notar aún cierta inseguridad: “todavía no me
siento seguro de lo que hago, aún cuando vuelque todas mis energías
en mi escritura; incluso he sentido que siempre me estoy engañando.

“Soy un constante explorador, tanto en los temas como en el
lenguaje. Los resultados ofrecen varios desniveles, también planicies
y estribaciones. En cada libro hay riesgo y esfuerzo, lo mismo que
infinidad de dudas y unas pocas certezas”, declaró.

Con el antecedente de su novela “Una de dos”, que fue llevada a
la gran pantalla, el autor opinó que “Casi nunca” podría convertirse
en película, ya que “la trama es muy visual”.

Sada, que fue elogiado por escritores de la talla de Carlos
Fuentes, Roberto Bolaño y Alvaro Mutis, reconoció no encontrar nada
malo en un pequeño toque de vanidad, ya que “no implica soberbia o
prepotencia”, dijo.

“La vanidad, como la entendía Cicerón, es un pecado inofensivo.
A nadie hace daño tener una pequeña dosis de vanidad, ya que quienes
se presentan como humildes no dejan de restregarnos en la cara que
son unos perfectos semidioses”, concluyó.

El escritor, que apela a la literatura clásica co

You must be logged in to post a comment Login