Simbolismo en histórica toma de posesión de Obama

El simbolismo rodeará la histórica asunción de Barack Obama el 20 de enero próximo al coincidir con el 200 aniversario del nacimiento de Abraham Lincoln y se realizará un día después del feriado por el natalicio de Martin Luther King.

Obama se convertirá en el primer afroamericano que será presidente en los más de 200 años de historia del país bajo el lema de un “nuevo nacimiento de la libertad”, como lo avizoró Lincoln.

En su famoso discurso en Gettysburg, Lincoln resaltó los principios de igualdad entre las personas y “un gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”.

Lincoln, del Partido Republicano, emitió la Proclamación de la Emancipación en 1863 que resultó en la abolición de la esclavitud.

Cien años después, frente a su monumento en Washington, el líder de los derechos civiles de los afroamericanos pronunció su famoso discurso “Yo tengo un sueño” en el que pidió que las personas no sean juzgadas por el color de su piel sino por el contenido de su carácter.

“En momentos en que nuestro país enfrenta grandes desafíos dentro y fuera de su territorio, es apropiado recordar las palabras del presidente Lincoln que se esforzó por unir a la nación apelando a ‘los mejores ángeles de nuestra naturaleza’”, dijo la senadora demócrata Dianne Feinstein, presidenta el Comité Conjunto del Congreso para la Ceremonia Inaugural.

El alcalde de Washington, Adrian Fenty, calcula que unas cuatro millones de personas se darán cita en la capital del país para presenciar un acontecimiento histórico en momentos en que el país enfrenta la peor crisis económica en varias décadas y las guerras en Irak y Afganistán.

Las autoridades locales y federales han intensificado los preparativos para recibir al nuevo inquilino de la Casa Blanca, mientras residentes y negocios buscan elevar sus ganancias con el alquiler de viviendas y venta de un sinfín de objetos conmemorativos.

Fenty suspendió recientemente una serie de restricciones al alquiler de vivienda a los residentes de la ciudad al indicar que a menos de dos meses de la toma de posesión de Obama la gran mayoría de hoteles ya coparon su capacidad.

Entidades federales prevén inspecciones rigurosas con detectores de metales, vigilancia aérea, cierres de calles y perros policías, entre otras medidas de seguridad para los visitantes, cuyo número puede batir el récord de 1.2 millones en la asunción del presidente Lyndon Johnson en 1965.

Las festividades incluyen un desfile abierto al público por la Avenida Pensilvania y la ceremonia de juramentación frente al Capitolio, para lo cual están disponibles 240 mil boletos distribuidos por miembros del Congreso.

El resto de los asistentes verá los actos de inauguración en pantallas gigantes.

Legisladores han advertido sobre los exorbitantes precios que algunas personas están pidiendo por los boletos. La senadora Feinstein ha presentado una iniciativa de ley que impondría duras sanciones a quien sea sorprendido revendiendo estos boletos.

NOTIMEX

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login