.Dieron fama a Eugene Ionesco obras “Frenesí para dos” y “El juego”.

México, 25 Nov (Notimex).- El escritor rumano-francés Eugene
Ionesco, uno de los principales dramaturgos del teatro del absurdo,
nacido el 26 de noviembre de 1909, logró gran reconocimiento por
obras como “Frenesí para dos” y “El juego”.

Estas mismas demuestran su concepción pesimista y son de una
severa autocrítica respecto a la condición humana.

Ionesco nació en 1909 en Slatina, Rumania, situada a unos 150
kilómetros de Bucarest, aunque algunas biografías señalan 1912 como
el año de su nacimiento. Su padre, del mismo nombre, era rumano. En
tanto, su madre Teresa Ipcar era francesa.

Pasó su infancia en París, al lado de sus dos hermanos: Marilina
y Mircea. Este último murió de meningitis a los 18 meses de edad.
Cuando Rumania se incorporó a la Primera Guerra Mundial, en 1916, su
padre regresó a Bucarest. Su esposa e hijos permanecieron en París.

Al terminar la guerra, no tenían noticias sobre su padre y
pensaron que había muerto en el frente, por lo que Teresa y los niños
se fueron a vivir a un hotel. Como la salud de Eugene era demasiado
frágil, lo enviaron a vivir, junto con su hermana, con una familia en
el campo, en la Ghapelle Anthenaise.

Pero resulta que su padre no había muerto. En 1917 se volvió a
casar, fingiendo un supuesto divorcio con su anterior esposa.

Eugene regresó a Rumania en 1922, donde terminó el bachillerato
en la escuela secundaria de Craiova y asistió a la Universidad de
Bucarest.

Las relaciones con la familia del padre eran malas,
especialmente con la madrastra que no gustaba de los niños y que
terminó por echar fuera a la hermana de Eugene, quien abandonó la
casa de su padre en 1926.

Dos años después, Ionesco comenzó a publicar su poesía en el
diario “Bilete de Papagal”. Estudió francés y escribió su primer
artículo en el diario “Ilarie Voronca” en 1930.

Colaboró en diversas publicaciones, entre ellas, “La antorcha” y
“Universo literario”. En 1934, uno de sus artículos provocó un gran
escándalo por su ataque subversivo contra Tudor Arghezi, Ion Barbu,
Camil Petrescu y Mircea Eliade, considerados los grandes valores de
la literatura rumana de aquella época.

Al iniciar la Segunda Guerra Mundial, Eugene se trasladó a
Rumania, donde trabajó como profesor en la secundaria de Sfantul
Sava, en Bucarest; pero debido a la precaria situación del país
regresó a Francia, pues fue designado a los servicios de la
Delegación Real de Rumania, en Vichy, como agregado cultural.

Durante su estancia en Francia trabajó como corrector para un
editor administrativo. Entre 1945 y 1949 trabajó como traductor de
las obras del poeta rumano Urmoz (1883-1923), precursor del
surrealismo, la literatura del absurdo y la contra-prosa.

En 1948, había comenzado a escribir “El juego”, que fue llevado
a los escenarios por primera vez el 11 de mayo de 1950, en el Des
Noctambules de Theatre. Lejos del éxito, se asoció al movimiento de
Andre Breton, Luis Buñuel, Arturo Adamov y Mircea Eliade.

Ionesco defendió su visión del teatro y en 1965 estrenó “Frenesí
para dos”, bajo la dirección de Nicolás Bataille. Al año siguiente,
María Casares y Jean-Louis Barrault leyeron sus textos sin editar, en
el Theatre de Francia.

Entre los reconocimientos a los que se hizo acreedor destacan
la medalla de Mónaco y el Gran Premio Nacional de Teatro. Fue elegido
miembro de la Academia francesa y obtuvo el Gran Premio Austriaco de
la Literatura Europea. En 1973 recibió el Premio de Jerusalén y la
medalla de la ciudad de Vichy.

En 1974 ,la Universidad de Warwick (Gran Bretaña) le otorgó el
doctorado Honoris Causa y un año después la Universidad de Tel-Aviv,
Israel. En 1976 recibió la medalla Reinhardt, en el Festival de
Salzburgo.

Tras ofrecer una conferencia en la Universidad de Bonn, fue
galardonado con la Orden Alemana al Mérito, y en 1983 fue huésped de
honor en la Séptima Reunión de la Academia de American-Romanian de
Artes y Ciencias, en California.

Desde 1984 la

You must be logged in to post a comment Login