Denuncia HRW asesinato masivo de opositores congoleños

Madrid.- La organización Human Rights Watch (HRW) denunció el asesinato de más de 500 personas y más de un millar de detenidos y torturados por parte de las fuerzas de seguridad de la República Democrática del Congo (RDC) en los últimos dos años.

En un informe presentando este martes en Kinshasa, capital de la RDC, la organización defensora de los derechos humanos acusó al gobierno del presidente Joseph Kabila de usar la violencia para eliminar a cientos de opositores desde que fue elegido en los comicios de 2006.

Los asesinatos, detenciones arbitrarias y torturas habrían sido cometidos por el grupo paramilitar de los Guardias Republicanos, el batallón especial “Simba” y los servicios de inteligencia, según HRW. Sin embargo, un vocero del gobierno rechazó tales acusaciones.

HRW señaló que “los informes sobre la implicación del gobierno en delitos con motivación política fueron deliberadamente enterrados o publicados demasiado tarde para tener un impacto importante”, mientras Kabila trataba de bloquear las investigaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Los agentes estatales trataron de encubrir sus crímenes arrojando cadáveres al río Congo o enterrándolos en secreto en fosas comunes, según el documento de la HRW.

El objetivo de la represión han sido los seguidores del ex candidato presidencial Jean Pierre Bemba, el rival político de Kabila en las pasadas elecciones, así como los partidarios del Bundu Dia Kongo (DDK), un grupo que apoya una mayor autonomía de la región del Bajo Congo.

HRW también responsabiliza a los gobiernos extranjeros que financiaron las elecciones de julio de 2006 de apoyar al régimen de Kabila “y guardar silencio sobre los abusos contra los derechos humanos y la creciente represión del gobierno” desde entonces.

El informe, titulado “Los vamos a aplastar: la restricción del espacio político en la República Democrática del Congo”, denuncia que el propio Kabila ordenó “aplastar” y “neutralizar” a los “enemigos de la democracia”, con el fin de eliminar a sus oponentes.

“Mientras todo el mundo está atento a la violencia en el este de la RDC, los abusos del gobierno contra los opositores políticos llaman poco la atención”, informó Anneke Van Woudenberg, investigadora del Departamento de Africa de HRW.

Consideró que los esfuerzos para construir la democracia en el Congo son sofocados no sólo por los rebeldes tutsis, sino también por la represión del gobierno de Kabila contra los opositores.

Human Rights Watch también acusa a las fuerzas gubernamentales y a los rebeldes tutsis del Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP), que encabeza Laurent Nkunda, de “horribles atrocidades” en el este de la RDC.

Las autoridades congoleñas se han negado a reconocer los abusos cometidos por los agentes del Estado en las investigaciones llevadas a cabo por la Asamblea Nacional, medios de comunicación y grupos sociales.

Por este motivo, Human Rights Watch reclamó al gobierno de Kabila que establezca una fuerza, bajo la autoridad del Ministerio de Justicia, para investigar los abusos de los agentes estatales y liberar a todos los detenidos de manera ilegal.

Un nuevo informe de la ONU, elaborado para el Consejo de Seguridad, también denunció este martes que el gobierno congoleño y los rebeldes han cometido graves violaciones de los derechos humanos, como masacres, violaciones y torturas.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login