Recuerdan en congreso a navegante y descubridor Andrés de Urdaneta

Madrid, 26 Nov (Notimex).- El congreso titulado “Andrés de
Urdaneta. Un hombre moderno”, inició hoy en Ordizia, al norte de
España, para recordar la figura del navegante del siglo XVI al que se
atribuye una de las rutas que comunicaron a Filipinas con México.

La cita que se celebra hasta el próximo viernes en esa ciudad
vasca, clausura los actos en homenaje al V centenario del nacimiento
del polifacético navegante guipuzcoano.

Al congreso, inaugurado en la localidad natal de Urdaneta,
Ordizia, por el alcalde José Miguel Santamaría, quien repasó todos
los logros del navegante, también asistieron especialistas de México,
España, Filipinas, Japón y Portugal.

Urdaneta, quien falleció en la Ciudad de México en 1568, fue el
descubridor de una nueva ruta marítima entre Filipinas y México.

El padre agustino y estudioso de Urdaneta, Isacio Rodríguez,
apoyó con pruebas la fecha exacta de su nacimiento, 1508, y relató su
viaje a Filipinas, su regreso a España y la posterior vuelta a México
donde preparó el Tornaviaje de Filipinas a Nueva España.

El acto dedicado a este aventurero, astrónomo y humanista, tiene
lugar en la casa de Cultura Barrena de Ordizia, en Guipúzcoa.

Sus organizadores confirmaron que el gran objetivo es que esta
cita internacional se convierta en un “foro de encuentro” de
especialistas para disertar acerca de los “valores científicos,
diplomáticos y humanos” de Andrés de Urdaneta.

Durante los próximos días se sucederán ponencias, conferencias y
charlas sobre su figura en este congreso, que será clausurado el
viernes con un magno concierto ofrecido por el Orfeón Donostiarra en
la iglesia parroquial de Ordizia.

Andrés de Urdaneta fue hijo de burgueses. Se desconoce lo
referente a su educación, pero se cree que debió de ser esmerada,
especialmente en las ciencias exactas.

Cuando embarcó por primera vez con 17 años, era ya una persona
con una caligrafía cuidada y que redactaba con gran soltura. Sus
escritos evidencian grandes dotes de observación y una memoria
excepcional.

Su primera expedición fue bajo el mando de Elcano, en nao Sancti
Spiritus, en la que tuvo tareas de responsabilidad, por ejemplo, se
conoce que firmó como testigo documentos trascendentales como el
testamento de Elcano.

Tras distintas vicisitudes, y varios viajes, fue el regreso de
Filipinas a México en 1565 lo que marcó un hito en la historia de la
navegación, ya que las indicaciones de Urdaneta resultaron más que
acertadas.

La nave zarpó de Cebú el 1 de junio de ese año, y el 18 de
septiembre avistaron la isla californiana de Santa Rosa con lo que
culminaba la primera travesía del Pacífico de oeste a este, mientras
que el 8 de octubre, la embarcación arribó con éxito a Acapulco.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login