Víctimas cinco millones de italianas de violencia sexual

Roma.- Cinco millones de italianas han sufrido algún tipo de violencia sexual, según datos del Instituto italiano de Estadísticas (Istat), difundidos en ocasión de la Jornada Internacional Contra la Violencia hacia las Mujeres.

De acuerdo con el Istat, la cifra aumenta a siete millones de italianas entre los 16 y los 70 años de edad cuando a la sexual se suma la violencia física.

Destacó que en la mayor parte de los casos los responsables son las parejas de las víctimas y que en muchas ocasiones los abusos no son denunciados.

Según el Istat, un millón 400 mil mujeres ha sufrido violencia física o sexual antes de los 16 años y en 23.8 por ciento de los casos los responsables son parientes.

Los datos fueron difundidos mientras en todo el país se celebraban diversos actos contra la violencia hacia las mujeres.

En Milán, la ministra de Igualdad de Oportunidades, Mara Carfagna, presentó la “caja rosa”, un dispositivo satelital instalado en los autos de las mujeres que señala los incidentes de tránsito y que puede lanzar un llamado de auxilio a las fuerzas del orden.

“La violencia contra las mujeres es una emergencia social que nos obliga a intervenir urgentemente”, declaró la ministra.

En Roma, unas 50 mil mujeres se manifestaron el sábado pasado contra la violencia de género. Otras manifestaciones se llevaron a cabo en Bolonia, Florencia o Nápoles.


Violencia contra la mujer sigue sin recibir castigo: ACNUDH

Ginebra.- La Alta Comisionada de Naciones Unidas de Derechos Humanos (ACNUDH), Navi Pillay, consideró que la mujer debe jugar un rol más activo en las negociaciones de paz y en la lucha contra la impunidad en actos de violencia.

En un comunicado emitido por Pillay con motivo del Día Internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, advirtió que “la violencia sigue siendo un gran problema que padecen miles de mujeres en todo el mundo”.

En muchos conflictos armados, afirmó, “es un asunto endémico y sigue siendo extremadamente descuidado por casi la mayoría de los actores clave involucrados”.

“La violación es un crimen, debe ser castigado y debe verse cómo se castiga si se quiere poner un alto al ciclo de violencia sexual y otras formas de violencia que se cometen contra la mujer”, subrayó Pillay.

“Esto no puede ser un tema que puede ponerse a un lado ya sea durante las negociaciones de paz o después de que termina un conflicto armado. En ninguna parte ha sido más cruda y grotescamente ilustrado como en el este de la República Democrática del Congo” (RDC), denunció ACNUDH.

Cientos de miles de mujeres en la RDC, dijo Pillay, “han sido asesinadas, violadas, golpeadas, sometidas a esclavitud y humilladas en la década pasada y casi nadie ha recibido un castigo por estos crímenes”.

Pillay dio la bienvenida al hecho de que las negociaciones de paz están en marcha en el Congo, pero teme que una “vez más las mujeres queden en la periferia de las discusiones”.

“La mujer debe ser parte de las negociaciones de paz y jugar un rol más activo para restablecer la justicia y la seguridad”, citó el comunicado.

“También tienen la enorme necesidad de tomar parte en las discusiones sobre el futuro de su país, incluyendo el uso más constructivo de su inmensa riqueza natural, la restitución de los servicios básicos de salud y el establecimiento de un desarrollo sostenible”, indicó.

Pillay, quien es pionera en jurisprudencia internacional sobre violación en relación al genocidio cuando fue juez en el Tribunal de Ruanda, señaló que el consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó dos resoluciones con respecto a la mujer, la paz y la seguridad, incluyendo una aprobada en junio de 2008.

“El Consejo de Seguridad ha reconocido claramente que la violación y otras formas de violencia sexual constituyen un crimen de guerra, un crimen contra la humanidad o que constituye un acto relacionado al genocidio”, subrayó.

“Más aún, ha enfatizado la necesidad de excluir los crímenes sexuales

You must be logged in to post a comment Login