Brasil: Santa Catarina presa del caos tras trágicas inundaciones

RIO DE JANEIRO (AFP) – El estado brasileño de Santa Catarina (sur) enfrentaba el miércoles una situación caótica de saqueos, derrumbes de tierra y riesgo de epidemias, tras las trágicas inundaciones que dejan un saldo de 98 muertos y 78.656 personas sin techo, según el último balance oficial.

“Es la peor calamidad ambiental que hayamos visto”, aseguró el presidente Luiz Inacio Lula da Silva después de sobrevolar en helicóptero una parte del valle del Itajaí -principal polo textil del país- transformado por las lluvias torrenciales en un verdadero mar de lodo.

El gobierno anunció una partida de 1.600 millones de reales (700 millones de dólares) para reconstruir el Estado y ayudar a las víctimas.

Las imágenes aéreas de las televisoras mostraban numerosos municipios y extensiones inundadas, y casas desmoronadas tras meses de lluvias intensas, además de tareas de rescate y para ubicar a decenas de desaparecidos.

Fueron denunciados saqueos el martes en supermercados y farmacias en la ciudad portuaria de Itajaí, donde la mitad de los 200.000 habitantes fueron evacuados, según el responsable de los bomberos, Samuel Martins.

Cientos de habitantes se lanzaron sobre tres supermercados inundados, llevándose todo lo que podían: alimentos y productos básicos, pero también alcohol, cigarrillos y equipos electrónicos. La policía, desbordada, al parecer no intervino.

“Los saqueadores no se contentaron con llevarse comida o medicinas, también se llevaron alcohol y cigarros”, declaró el responsable de los bomberos.

La peor parte la llevó el municipio de Ilhota (unos 22.000 habitantes) con 29 muertos.

En Blumenau, una ciudad de cerca de 300.000 habitantes que ha sido la más afectada por las lluvias, 21 personas murieron debido a derrumbes de tierra.

Casas abandonadas apresuradamente por sus inquilinos fueron también objeto de vandalismo y saqueos. “Se trata de casos aislados pero 180 policías hacen rondas en la ciudad para garantizar la seguridad”, indicó el miércoles a la AFP el servicio de prensa del ayuntamiento.

En ocho municipios completamente aislados, como Pomerode, la ayuda solo llegaba por helicóptero.

“Estamos aún en la fase de rescates y ya hicimos 500. También hemos distribuido tres toneladas de alimentos, medicamentos y agua potable”, declaró a la TV GloboNews el coronel José Henrique Rufo, que lidera la unidad de 550 militares destinados a las tareas de socorro en Blumenau.

Las aguas comenzaron a bajar, aunque un 75% de la región continuaba inundada, según la Defensa Civil, que alertó sobre “los riesgos de nuevos desmoronamientos de terreno”.

Estos riesgos aumentan debido a la gran cantidad de agua infiltrada en la tierra sobre la vertiente de las colinas. El Instituto de Investigaciones Tecnológicas del Estado de Sao Paulo (IPT) envió especialistas para colaborar con la Defensa Civil en la prevención de los desmoronamientos.

Otra gran preocupación de las autoridades es el riesgo de epidemias. Técnicos especializados en la prevención de enfermedades como la leptosperosis (transmitida principalmente por la orina de las ratas) debían llegar como refuerzo a Santa Catarina.

El ministro de Salud, José Gomes Temporao, anunció el envío de 17 toneladas de medicamentos a Santa Catarina y el desbloqueo de 100 millones de reales (43,5 millones de dólares) para la infraestructura de dispensarios de salud.

Varios estados brasileños enviaron colchones, mantas y helicópteros para los rescates. El gobierno envió 280 toneladas de alimentos.

You must be logged in to post a comment Login