.Hace la UNESCO un reconocimiento al etnólogo Claude Lévi-Strauss.

México, 27 Nov (Notimex).- Por su obra de investigación, con un
mensaje humanista y de alcance universal, que transformó la visión
del mundo, la UNESCO rindió un homenaje al etnólogo Claude
Lévi-Strauss, quien este 28 de noviembre festeja su centenario.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la
Ciencia y la Cultura (UNESCO) recordó a “una de las grandes figuras
intelectuales del siglo XX”, que “ha acompañado de cerca la historia”
de este organismo multinacional.

Refirió que a través de su obra, interesado en todas las
civilizaciones, el especialista belga “nos enseñó lo complejo de los
mitos y la diversidad de las culturas, al mismo tiempo que su
fragilidad.

“Gracias a él, sabemos que la riqueza de la humanidad reside en
su diversidad y en su capacidad de siempre reconocer el lugar que
tiene el otro”, puntualizó.

Lévi-Strauss nació el 28 de noviembre de 1908 en Bruselas,
Bélgica, y es reconocido como uno de los intelectuales más relevantes
del siglo XX, destacado antropólogo y padre del enfoque
estructuralista dentro de las ciencias sociales.

Su longevidad no impide su intensa actividad intelectual desde
antes de la Segunda Guerra Mundial, por lo que desde 1973 es miembro
de la Academia de Francia.

Actualmente goza de buena salud y se mantiene lúcido; a
principio de este año fue inaugurado una sala con su nombre en el
museo Quai Branly, de París.

Es hijo de un judío agnóstico de origen alsaciano, quien lo
educó en un ambiente artístico, aunque terminó cursando estudios de
Derecho y Filosofía en la Sorbona de París.

El autor de “Mythologiques” ejerció como profesor de esta
disciplina hasta que recibió una invitación de Marcel Mauss, padre de
la etnología francesa, para ingresar en el recién creado departamento
de etnografía.

Así inició su curiosidad por una materia en la que desarrollaría
una brillante carrera y que le ha concedido un lugar preponderante
entre los investigadores del siglo XX.

Fue posteriormente cuando aceptó un puesto como profesor
visitante en la Universidad de Sao Paulo, Brasil, de 1935 a 1939,
estancia que le posibilitó llevar a cabo trabajos de campo en el
estado amazónico de Mato Grosso y en gran parte de la Amazonia.

Sigue

Hace la UNESCO un. dos. Amazonia

En esta etapa realizó estancias esporádicas entre las tribus de
los bororo, los nambikwara y los tupi-kawahib, experiencias que le
orientaron definitivamente hacia el aspecto profesional de la
antropología.

Hoy en día su trabajo sigue siendo de gran importancia para la
mayoría de los antropólogos, además de que fue en esa época cuando
escribió su obra “El pensamiento salvaje”.

Después de establecerse en Francia, en 1942 se trasladó a
Estados Unidos, donde laboró como profesor visitante en la New School
for Social Research, de Nueva York, al mismo tiempo que se aplicaba
en la embajada francesa en Washington como agregado cultural.

De regreso en París, fue nombrado director asociado del Museo
del Hombre y después de estudios en la Ecole Pratique des Hautes
Etudes, entre 1950 y 1974, trabajos que realizó simultáneamente a sus
clases de antropología social en el College de France, hasta su
jubilación en 1982.

En esa misma institución dirigió el Laboratorio de Antropología
Social hasta 1980.

Se le considera hijo intelectual de Emile Durkheim y de Mauss, y
un apasionado estudiante de la obra de Karl Marx, el psicoanálisis de
Sigmund Freud, la lingüística de Ferdinand Saussure y Roman Jakobson,
así como del formalismo de Vladimir Propp.

Además, a sus 100 años Lévi-Strauss es también un verdadero
apasionado de la música, la geología, la botánica y la astronomía.

Sus aportaciones se pueden resumir en tres grandes temas: la
teoría de la alianza, los procesos mentales del conocimiento humano y
la estructura de los mitos.

La teoría de la alianza defiende que el parentesco tiene más que
ver con la alianza entre dos familias por matrimo

You must be logged in to post a comment Login