Rescatan lo vivido por una familia en camino a su exilio en México.

México, 27 Nov (Notimex).- La recuperación del recuerdo del
escape de una familia española anarquista hacia México, a partir de
la correspondencia entre miembros de este núcleo y sus familiares en
Europa, es lo que ofrece el libro “Exilio 1939. Testimonios de
familia”, de Diana Zaragoza Ocaña.

Para la publicación, la autora realizó una ardua investigación
que le permitió reunir la correspondencia que su abuela, Armonía
Ocaña, y otros miembros de su familia recibían de Francisco Floreal
Ocaña Sánchez, mejor conocido como el Tío Paco, en tiempos del
régimen de Franco en España.

Al hablar de su obra, presentada este miércoles en el Museo
Mural Diego Rivera, del Instituto Nacional de Bellas Artes, ubicado
en el Centro Histórico de esta ciudad, Diana Zaragoza opinó que “es
un deber hacer un reconocimiento a la sociedad en su conjunto”.

Lo anterior, para “no eludir ni ocultar la complejidad y el
horror de lo sucedido, puesto que fueron complicados y dramáticos los
momentos y las situaciones a las que esas generaciones españolas
debieron enfrentarse y sobreponer para forjar una vida”.

El volumen retoma el año de 1939, crucial en la historia de
Europa porque marca el inicio de la Segunda Guerra Mundial y cuando
España se encamina a la dictadura instaurada después de la Guerra
Civil Española por el general Francisco Franco.

Pero más allá de la historia universal y los acontecimientos
políticos, para la autora fue importante rescatar el acontecer
individual de las personas que estuvieron en esos lugares y momentos,
y que tuvieron la oportunidad y deseo de registrarlos como testigos
presenciales.

Las cartas reunidas en el libro abarcan del 28 de marzo al 30 de
agosto de 1939, y son testimonio de que después de que la familia ha
logrado escapar a Francia, es el Tío Paco quien se hace cargo de lo
necesario para concretar su escape definitivo hacia América.

La correspondencia, enviada por el Tío Paco desde París al resto
de la familia en Toulouse, cuentan, entre otras muchas cosas, los
problemas económicos, trabas políticas, mentiras y engaños y malos
tratos a algunos refugiados españoles en campos de concentración.

Al mismo tiempo, la redacción no olvida los detalles familiares
y personales, su decidido anarquismo, la preocupación por su gente,
sus amigos, vidas, logros, alegrías de cuando estaban juntos y deseo
de volver a reunirse.

La autora, más allá de la investigación de datos duros, está
convencida de la importancia del testimonio y de la memoria, como
ella misma lo dice en la introducción del libro.

Sigue

Rescatan lo vivido. dos. libro

En esta parte plasma: “considero que es un deber difundir la
memoria para hacer un reconocimiento a la sociedad en su conjunto y
no eludir ni ocultar la complejidad y el horror de lo sucedido,
puesto que fueron complicados y dramáticos los momentos y las
situaciones a las que esas generaciones españolas debieron
enfrentarse y sobreponer para forjar una vida”.

Pero debe señalarse que el libro no se limita a transcribir
epístolas, sino que incluye un diseño novedoso con ilustraciones,
mapas, citas históricas y del árbol genealógico de la familia Ocaña
Sánchez, así como imágenes de los manuscritos mismos.

Es, pues, un libro de historia y testimonio donde se busca que
el rescate de la memoria y de lo escrito en determinado momento de la
vida de alguien tenga trascendencia para el presente y futuro de
generaciones posteriores.

Diana Zaragoza Ocaña es doctora en Antropología por la
Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con especialidad en
Arqueología. Trabaja actualmente en la Dirección de Estudios
Arqueológicos del Instituto Nacional de Antropología e Historia
(INAH), y realiza investigaciones en la región Huasteca.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login