Evo Morales cree que con Obama mejorará la relación con Estados Unidos

LA PAZ (AFP) – La llegada al poder del demócrata Barak Obama podría permitir mejorar las relaciones entre Estados Unidos y Bolivia, sumidas actualmente en una severa crisis, estimó el viernes el presidente Evo Morales.

“Una vez que tome posesión el nuevo presidente (en enero), ojalá pueda haber un entendimiento para que se pueda trabajar en un tema delicado, como es la lucha contra el narcotráfico”, afirmó Morales, quien expulsó de su país a la DEA (agencia antidroga de estadounidense), acusándola de conspirar contra su gobierno.

Esta oficina antinarcóticos, que apoyaba a Bolivia con recursos económicos, servicios de inteligencia y donación de equipos militares y policiales para la lucha antinarcóticos, suspendió todas sus operaciones desde principios de noviembre.

Morales señaló varias veces que la DEA podrá retornar a Bolivia sólo si lo sacan del poder, al tiempo que impulsa una organización regional que la reemplace, en el marco de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur).

El mandatario consideró sustancial que bajo un principio de responsabilidad compartida de las naciones, Estados Unidos pueda mantener su ayuda a Bolivia, “en el marco del respeto mutuo”, pues la lucha antidrogas debe ser tarea de todos los países involucrados en la producción y consumo de drogas.

“Si no hubiera mercado ilegal de cocaína, estoy seguro que ni una sola hoja de coca se desviaría a la cocaína”, declaró el gobernante, al referirse a las 28.000 hectáreas de coca que hay en Bolivia, de las que sólo 12.000 son consideradas legales para usos tradicionales, como infusión y masticación.

El mandatario -que esta semana conoció la decisión del presidente saliente George W. Bush de marginar desde el 15 de diciembre a Bolivia de las preferencias arancelarias andinas (ATPDEA)- también afirmó que Obama podría restablecer esta norma en junio.

Morales dijo que había esa posibilidad, luego de reunirse con un congresista demócrata, al que no identificó, cuando visitó Washington la semana pasada.

Según el presidente boliviano, ese congresista habló telefónicamente con el mandatario electo de Estados Unidos y luego él le informó que había “muchas posibilidades de ampliar la ATPDEA, a partir de junio”.

La norma comercial, una compensación a los esfuerzos antinarcóticos de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, permite que manufacturas bolivianas, por unos 64 millones de dólares, ingresen a Estados Unidos sin el pago de aranceles.

Bush suspendió el miércoles el beneficio a Bolivia, argumentando una falta de cooperación de La Paz a la lucha antinarcóticos.

El gobierno boliviano sostiene una fuerte crisis diplomática con la administración de Bush, tras expulsar en septiembre al embajador estadounidense, Philip Goldberg, al quien acusó de conspirar contra su gobierno, junto a partidos y líderes cívicos de derecha.

El izquierdista Morales también alabó la decisión de campesinos cocaleros del Chapare, su cuna política, de echar en junio de la zona a la agencia de cooperación USAID, bajo la acusación de apoyar a grupos políticos rebeldes.

Estos incidentes sumieron las relaciones entre La Paz y Washington en la peor crisis de su historia.

You must be logged in to post a comment Login