Terminó la mitología en torno al hijo universitario: Savater

* Un plomero puede ganar más dinero que un profesionista
* Esa actitud fue trampa que hizo perder muchos años de vida

Por Juan Carlos Castellanos C
México, 28 Nov (Notimex)- En México, como en España, durante
muchos años todos los padres querían tener a toda costa un hijo
universitario, y era inútil cualquier protesta de él, cuando tal vez
no tenía ninguna vocación profesional ni le gustaba el estudio,
reflexionó el filósofo Fernando Savater.

Aseguró que el tiempo ha demostrado que un plomero gana más
dinero que un profesor, por lo que tal disposición del papá era
absurda. “Sin embargo, había la mitología sobre la obligación de
hacer universitarios, se forjaba a los hijos y, eso, terminó como una
trampa mortal”.

Entrevistado por Notimex, luego de su participación en la VIII
Muestra Iberoamericana de Televisión Educativa, que se lleva a cabo
hasta mañana en el Centro Nacional de las Artes (Cenart), el recién
ganador del Premio de Novela Planeta 2008 justificó su dicho al
subrayar que “trampa, porque perdió muchos años y no desarrolló más
conocimientos prácticos de los que tenía”.

Recordó las numerosas ocasiones en que luego de terminar una
carrera universitaria, de investigador por ejemplo, el estudiante
llega al campo laboral sin el mínimo interés en esa práctica. Luego,
se refirió a un problema que se vive actualmente en Europa y que la
globalización podría traer a México.

“En Europa, en este momento se tiene el grave problema emanado
del Plan Bolonia, procedimiento que consiste en que cuando un señor
estudie en algún lugar pueda dar clases en cualquier país europeo o
que el alumno se pueda mover de un sitio a otro para ejercer la
especialidad que ha estudiado”.

Puntualizó que llevar a la práctica ese plan sería muy bueno,
porque significaría la inminente creación de la universidad mundial,
“pero el problema es que los Estados cada vez quieren financiar menos
a las universidades. Las hacen caras, las diversifican, son exigentes
y los mecenas cada día son menos”.

Savater subrayó que a lo que se va “es a que sean los mecenas
quienes decidan qué se quiere de las universidades, cuántos técnicos
se desean, en qué materia se quieren. Y ahí, los filósofos y los
filólogos tienen poca demanda, lo que ha provocado una división entre
los estudiantes”.

Sigue

Terminó la mitología. dos. estudiantes”

En Italia se ha realizado una especie de referéndum para conocer
el sentir de los alumnos, los mecenas y las universidades respecto a
ese plan, y lo curioso es que la primera institución que lo ha
rechazado es la de Bolonia. “Eso es una suerte de buena justicia
poética”.

El filósofo y escritor subrayó que “una cosa son los
conocimientos que se adquieren en la casa y en la escuela, y otra los
empleos que se pueden adquirir al egresar de las aulas. Eso se debe
enseñar a los jóvenes estudiantes de México y del resto del planeta”.

La idea que ha existido desde hace muchos años es que cada
alumno que termina una carrera o licenciatura, de inmediato debe
tener un alveolo social para ejercer sus conocimientos, entonces
estudiaba poca gente y, desde luego, las mujeres no; el que acababa
la carrera sabía que tenía asegurada una plaza, refirió.

“Eso ha quedado atrás, al menos en el 99 por ciento de los
países, incluyendo a México y España. Hoy hay que enseÑar que una
cosa es el mercado laboral, con sus altas y bajas, sus ofertas y
presiones, y otra la universidad como sede de la transmisión de
conocimientos, de la formación y la investigación”, aseveró.

Advirtió que lo que no se puede hacer es engañar al muchacho o
muchacha diciéndole “usted haga esta carrera y de inmediato va a
tener un empleo”. Lo que se debe decir es que los conocimientos que
adquirió le recompensan personalmente y ofrecen una amplitud de mente
que luego le servirá en el mundo laboral.

De esta forma, se pueden ver directivos muy encumbrados en
México, Estados Unidos, España o cualquier otra parte del mundo,
“quienes

You must be logged in to post a comment Login