Fluye asistencia a damnificados por lluvias en Panamá

Panamá.- La apertura de una carretera permitió incrementar el envío de ayuda a miles de damnificados en la occidental provincia de Bocas del Toro, aunque las necesidades aumentaron ante las graves inundaciones en otras partes de Panamá.

Luego de seis días de permanecer cerrada por 100 derrumbes en varios puntos de sus 150 kilómetros, entre Chiriquí, en el Pacífico, y Bocas del Toro, en el Caribe, la vía interoceánica fue reabierta al tráfico de vehículos livianos.

Unas 500 camionetas tipo pick up atestadas con alimentos, frazadas, colchones y agua partieron la noche del jueves desde David, 550 kilómetros al oeste de esta capital, hacia comunidades de Bocas del Toro, al otro lado de la cordillera.

La marcha es lenta debido a que sólo se pudo habilitar un camino debido a la destrucción de la carretera en unos 62 kilómetros.

La ayuda sólo se trasladaba hacia Bocas del Toro a través de vuelos aéreos intermitentes y vía marítima, pero las labores se dificultan por la permanencia del mal tiempo.

La desesperación se ha empezado a apoderar de los miles de afectados en Bocas del Toro, donde la gente reclama ayuda, sobre todo la que está aislada en las montañas y en comunidades de la comarca indígena Ngöbe Buglé.

El propio presidente Martín Torrijos, supervisa la entrega de alimentos en Bocas del Toro.

La ministra de Salud, Rosario Turner, dijo que la situación en Bocas del Toro “es catastrófica”, mientras estimaciones preliminares estiman en “millones de millones” de dólares lo que se requiere para recuperar las pérdidas en infraestructura.

En 55 albergues en aquella provincia permanecen 13 mil personas, mientras 400 están en Chiriquí.

Ante el riesgo de epidemias, las autoridades de salud iniciaron la vacunación contra hepatitis y viruela, mientras se reportan algunos casos de diarrea.

Medios locales dijeron que a casi una semana de registrarse el peor desastre natural en la historia de Panamá, miles de personas aún deben caminar varios kilómetros para buscar algo de comida y agua.

Pero mientras las necesidades en Bocas del Toro rebasan la capacidad de respuesta del gobierno, la naturaleza abrió otro frente en el sector oriental de Panamá, donde las lluvias producto de un sistema de baja presión causaron también inundaciones.

En la región occidental del país se reportan siete muertos y nueve desaparecidos.

Los ríos Sabanas, Jaqué, Sambú, y Balsas, de la selvática provincia de Darién, fronteriza con Colombia se desbordaron para inundar una veintena de comunidades, con saldo de un desaparecido y casi dos mil afectados.

Para sumar, dos tramos de la carretera interoceánica entre esta capital y Colón, perdieron una de sus dos vías, sin que se hayan registrado víctimas, aunque el tráfico hacia la caribeña ciudad se dificultó.

El jueves también se hundieron tramos en dos carreteras que desde esta capital conducen hacia el oeste del país. El gobierno mantiene centros de acopio de donaciones aportadas por la población para los damnificados.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login