Jocosa participación la de José Emilio Pacheco en la FIL-Guadalajara

Por Juan Carlos Castellanos C., Enviado
Guadalajara, 30 Nov (Notimex).- El escritor mexicano José Emilio
Pacheco supo, en menos de un minuto, romper el hielo con quienes
desbordaron anoche el Salón del Poeta de la Feria Internacional del
Libro (FIL) en Guadalajara, al intercalar sus poemas de largo aliento
y sus ya famosas jocosidades.

El narrador asistió a ese evento abierto al público y, entre las
buenas noches y un coloquial “¨Cómo están?” dejó ver que no se pone
de acuerdo con él mismo.

“No se si estar triste porque en poco tiempo voy a cumplir 70
años y apenas puedo caminar, o estar feliz porque sigo vivo para
escribir mis libros”.

La presentadora Martha Ibarra, de oficio también escritora, le
respondió a nombre de todos que “este es un espacio abierto para una
mejor difusión de la poesía entre el público de la FIL, creado para
regresarle a ese género algo de lo que tanto le debemos y para que
viva por mucho tiempo”.

Enseguida, la poeta Silvia Eugenia Castillero presentó a Pacheco
con la lectura de unos versos de su autoría, que ella llamó “Un
homenaje como su lectora”, en el que incluyó pasajes de toda su obra.

Por su parte, José Emilio Pacheco leyó 12 poemas del libro
inédito “Los días que no se nombran”, próximo a editar.

Como un regalo adicional para los asistentes, el escritor
obsequió a cada uno una copia de esos poemas. En clara demostración
de su amor a la vida y lo que ha recibido de ella, Pacheco reiteró
que “estar con ustedes, público básicamente joven, me llena de
energía y ganas de escribir”.

Sin embargo, reiteró, palabras más palabras menos, que “no sé si
estar triste porque voy a cumplir 70 años y apenas puedo caminar, o
estar feliz porque estuve vivo para escribir estos libros”.

Ante la insistencia de esas palabras, los presentes le pidieron
seguir por el camino de las letras como hasta ahora.

Más adelante, habló de su predilección por escribir poesía al
modo tradicional, “me aterra que los nuevos poetas no respeten la
estructura del verso”, comentó.

Y con ese reclamo, justo y certero desde su perspectiva de
escritor de sólida trayectoria y acendrada autoridad en ese terreno,
sentencio:

“Con esa forma de escribir será difícil que logren edificar una
carrera que los haga llegar a viejos reconocidos en el quehacer que
ahora desde jóvenes, han seleccionado para transitar por esta vida y
por este mundo”. La reflexión de la muchachada fue evidente, casi
palpable en el ambiente del gran salón de la FIL.

La reunión con José Emilio Pacheco transcurrió entre enseñanzas
del viejo poeta y los jóvenes aspirantes a escritores, y aunque el
respeto y la solemnidad nunca se apartaron del desarrollo del evento,
todos propiciaron un marco donde encajó la broma, el comentario
chusco y los puntos de vista particulares.

Preguntas, exposición de inquietudes, palabras hilarantes,
preguntas y respuestas sabias, permearon la reunión que concluyó con
una interminable fila de admiradores de Pacheco, quienes lo dejaron
ir hasta que hubo firmado libros. No conformes, y aunque el evento se
dio por terminado, los jóvenes se negaron a dejarlo.

Así, lo siguieron en tropel hasta la cafetería de la feria,
donde de manera más estrecha, íntima y personalizada, “el maestro”
mantuvo su buena voluntad y excelente humor para ofrecer consejos a
quienes se los pidieron.

Finalmente, señaló a Notimex: “Es que cuando alguien resulta
destacado, “hay que conservar la sencillez. Ni modo”.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login