Bares abrirán hasta 4 a.m. durante toma de posesión de Obama

La asunción presidencial de Barack Obama, el 20 de enero próximo, desató debates entre legisladores y líderes civiles, organizaciones religiosas y aún los senadores Dianne Feinstein y Robert Bennet, responsables de la ceremonia.

El Consejo de la Distrito de Columbia hizo un mínimo ajuste a una legislación de emergencia para permitir a los bares y clubes nocturnos de la ciudad servir bebidas alcohólicas hasta la cuatro de la mañana y no hasta las cinco de la madrugada.

Feinstein y Bennet argumentaron que permitir a los bares operar hasta tarde impondría una carga de trabajo excesiva a las fuerzas policiales que probablemente se necesitarían en otros lugares durante la semana de festejos por la asunción de Obama.

La senadora Feinstein encabeza el Comité Congresional de las Ceremonias Inaugurales, mientras que Bennet es miembro del comité de Reglamentación y Administración en el Senado.

Lideres civiles y religiosos también expresaron preocupaciones por la seguridad de los vecindarios ya que se espera una afluencia de hasta cuatro millones de visitantes a la capital.

El legislador local David A. Catania, promotor de la medida, hizo mofa de las preocupaciones expresadas por los detractores al referirse a las preocupaciones de seguridad como “se está cayendo el cielo, mantra de los gallina”.

Adrian Fenty, alcalde de la capital, habría anunciado que la policía de DC cuenta con una fuerza de cuatro mil elementos que estará de servicio las 24 horas y otros cuatro mil policías provenientes de todo el país ofrecerán apoyo para el mantenimiento de la seguridad.

El Servicio Secreto supervisará la seguridad que incluye patrullajes aéreos, francotiradores para acertar blancos del tamaño de una tasa de té, habrá oficiales encubiertos que vigilarán las concentraciones y la ciudad será monitoreada por cinco mil cámaras de televisión.

“Va a ser un enorme reto de logística” dijo Fenty en entrevista televisiva al referirse a los preparativos, “esta gran ciudad va a ser una inmensa vitrina”, añadió.

El metro de la ciudad extenderá sus horas de servicio no más allá de las tres de la mañana, pero se esperan grandes aglomeraciones porque el sistema sólo tiene capacidad para transportar medio millón de pasajeros cada hora.

Los problemas de estacionamiento en la ciudad se agravarán porque se espera la llegada 10 mil camiones alquilados para la ocasión.

NOTIMEX

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login