Estalla "Obama-manía" en Washington

A menos de una semana de la toma de posesión, Estados Unidos experimenta una virtual “Obama-manía” con el estallido en la venta de todo tipo de parafernalia conmemorativa, desde afiches baratos hasta escritorios réplica de casi 10 mil dólares.

Los capitalinos adquieren en cantidades nunca antes vistas toda clase de artículos conmemorativos con la cara del primer presidente afroamericano en la historia del país, Barack Obama, quien se ha convertido en el rostro de Midas para los comerciantes de memorabilia.

“Nunca he visto nada igual, es mi octava inauguración vendiendo artículos coleccionables y ahora todo lo que tiene la cara de Obama se está vendiendo”, dijo a Notimex Jim Warlick, director de Political Americana, el vendedor de souvenirs más importante en esta ciudad.

Warlick lo atribuyó al “gran cambio” que se espera en la Casa Blanca, a la fragilidad de la economía y a la fe que la gente tiene puesta en Obama para que mejore la situación económica del país.

“La gente está buscando a alguien que realmente venga al rescate como hicimos durante la gran depresión, de manera que hay mucha esperanza”, agregó.

Las tiendas de memorabilia y puestos ambulantes se han instalado a lo largo de toda la ciudad, los botones con el rostro de un Obama sonriente son los artículos más vendidos, sus precios van desde uno hasta siete dólares si son personalizados con el nombre del comprador.

Otros objetos populares son las camisetas de 25 dólares, las sudaderas de 40 dólares, las gorras por 15 dólares y el “Obamascopio”, un artefacto de cartón y espejos que permitirá ver la caravana del presidente entre la multitud.

El Obamoscopio vale 19 dólares y está numerado, lo cual asegura que incrementará su precio entre coleccionistas con el tiempo. Pero no todo son baratijas. En Political Americana se puede comprar por nueve mil dólares, una réplica exacta del famoso escritorio de la Oficina Oval.

Hasta el momento se han vendido seis copias del escritorio, obsequio de la reina Victoria que han usado todos los presidentes de Estados Unidos desde Rutherford Hayes en 1880. Como bono, la gente puede tomarse una fotografía en la reproducción de la oficina más poderosa del mundo, que la tienda, ubicada en contra esquina de la Casa Blanca, ha preparado para sus clientes.

También se pueden adquirir botellas grabadas de champaña francesa o vino espumoso californiano por 250 y 210 dólares, respectivamente. Considerado por la prensa como “paquete de estímulos viviente” para los vendedores de souvenirs, Obama representa un fenómeno nunca antes visto para éstos.

Warlick espera vender 300 por ciento más que durante la toma de posesión del presidente William Clinton, en la que registró sus mayores ganancias desde 1977, año en que se inició en este negocio. Tan sólo este establecimiento maneja 150 diferentes artículos conmemorativos, sin contar los 100 modelos diferentes de botones de Obama, de los que Warlick espera vender medio millón en las tres semanas anteriores al 20 de enero.

En los puestos ambulantes se pueden comprar hasta tres camisetas por 10 dólares, sin embargo en Political Americana se puede entrar a una subasta diaria de reproducciones de artículos autografiados por Obama o un trozo del Muro de Berlín con el discurso que él pronunció en aquella ciudad.

Por separado, el Comité Presidencial Inaugural (CPI) abrió el pasado fin de semana su tienda de artículo coleccionables con un surtido sustancialmente menor. Los artículos de mayor precio son una cobija alusiva a la toma de posesión y una playera femenina bordada con pedrería de bisutería. Ambos artículos se venden por 150 dólares.

La tienda oficial vende también un plato de porcelana de edición limitada con logotipo de la inauguración presidencial por 82 dólares y los botones de Obama se consiguen por dos dólares. Mientras Obama personifica el “rostro de Midas”, la memorabilia de los candidatos republicanos John McCain y Sara Palin se puede encontrar con sendas rebajas.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login