Confían en reforma migratoria en la "nueva era" de Obama

Activistas confían en una reforma migratoria integral que incluya la legalización de millones de indocumentados en la “nueva era” que iniciará este martes el presidente electo Barack Obama cuando tome posesión de su cargo.

“Esperamos que el nuevo gobierno y el nuevo Congreso (que controlarán los demócratas) considere una reforma migratoria antes del otoño de este año”, dijo Katherine Vargas, del Foro Nacional de Inmigración.

Indicó que el gobierno de Obama “tiene la obligación de evaluar línea por línea la efectividad de las medidas de cumplimiento de ley de inmigración” que instrumentó la saliente administración del presidente George W. Bush.

Citó como ejemplo la necesidad de que evalúe el impacto de las redadas en los centros de trabajo así como la instrumentación de “cambios a nivel administrativo que restablezcan la integridad y las verdaderas prioridades del Departamento de Seguridad Interna”.

El equipo de transición de Obama, quien durante su campaña prometió impulsar una reforma migratoria en los primeros cien días de su gobierno, ha realizado reuniones con defensores de los inmigrantes.

Andrea Nill, del Centro de Políticas de Inmigración, dijo que Obama ya ha enviado “señales” en apoyo a una reforma, que incluyen la nominación a su gabinete de dos latinos que apoyaron esa medida en el Congreso.

Ellos son la representante por California, Hilda Solís, hija de inmigrantes de Nicaragua y México, que fue nominada como secretaria de Trabajo, y el senador por Colorado, Ken Salazar, designado como secretario del Interior.

En los pasados comicios del 4 de noviembre, los votantes latinos le dieron un apoyo decidido a Obama, quien ahora cuenta con un mandato para impulsar las reformas necesarias al sistema de inmigración, anotó Nill.

En la audiencia la semana pasada en el Senado, la nominada como secretaria de Seguridad Interna, Janet Napolitano, resaltó su trayectoria como gobernadora de Arizona, estado fronterizo con México.

Pese a que la audiencia se enfocó más en el control fronterizo que en una reforma migratoria, Napolitano indicó que revisará las redadas para asegurar que el enfoque se haga en “empleadores inescrupulosos”.

Entre tanto, el Movimiento para una Reforma Migratoria Justa (FIRM) lanzó una campaña de anuncios publicitarios en taxis en Washington con rostros de inmigrantes que dicen: “Señor presidente, cuente conmigo”.

“Estos anuncios son un recordatorio visual de que los inmigrantes son parte de la solución para restaurar nuestra comunidad, nuestra economía y nuestra nación”, dijo Marissa Graciosa, coordinadora de FIRM.

La organización también patrocina una “limpia” espiritual que realizarán religiosos este miércoles frente a las instalaciones del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), en Washington.

Grupos inmigrantes suspendieron planes de una movilización ese mismo día frente a la Casa Blanca como un gesto “más apropiado” para el nuevo gobierno, dijo Ricardo Juárez, de la organización Mexicanos Sin Fronteras.

Gustavo Torres, co presidente de la Coalición Nacional Inmigrante de la Capital, dijo que “queremos que todos los que llegan a Washington sepan que los inmigrantes apoyan al nuevo presidente y son parte del movimiento de esperanza”.

“Estamos listos para ayudar al presidente Obama a que haga realidad una reforma migratoria justa y humana”, puntualizó.

NOTIMEX

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login