Espíritu festivo en la emblemática y poderosa capital

Por Santiago Tavara. Corresponsal

Ante la asunción presidencial del demócrata Barack Obama, un espíritu festivo se apodera de Washington, la emblemática capital del país más poderoso del mundo, que por vez primera será gobernado por un afroamericano.

Un enorme estrado blanco fue construido frente a la Casa Blanca, en la Avenida Pensilvania, donde Obama presenciará el desfile de este martes, luego de juramentar su cargo en las escalinatas del Capitolio, sede del Congreso.

“Quiero ser parte de la historia, no importa que sea en medio del frío, pero ahí estaremos todos juntos”, dijo a Notimex la estudiante universitaria Sarah Quehrn, acompañada de su amigo Robert Bernicchi.

Muchos de los más de dos millones de visitantes que se espera lleguen a Washington, recorrieron este lunes los famosos monumentos a presidentes y los museos de la Institución Smithsonian en el centro de la capital.

Uno de los sitios más visitados ha sido el Monumento al presidente Abraham Lincoln, que en 1863 emitió la Proclamación de la Emancipación que abolió la esclavitud y cuyo 200 aniversario natal se celebrará el mes próximo.

Frente a ese monumento, cien años después Martin Luther King pronunció su discurso “Yo tengo un sueño”, en el que pidió que las personas no sean juzgadas por el color de la piel, sino por el contenido de su carácter.

Obama celebró este lunes su último día antes de asumir la Presidencia, con un llamamiento nacional al servicio voluntario en conmemoración del natalicio del desaparecido líder de los derechos civiles de los afroamericanos.

Muchos visitantes se dirigieron al Monumento a los Veteranos de la Guerra de Vietnam, donde un ex combatiente denunciaba la falta de atención del gobierno a quienes regresan de los campos de batalla.

Varios vendedores ambulantes confesaron que todavía no han logrado las ventas esperadas de sus botones, banderas, camisetas, cuadros y muchos otros recuerdos de la histórica juramentación presidencial.

“Mañana será mejor”, dijo esperanzado el vendedor Rick Johnson, de Tallahassee, Florida, quien confesó que espera vender toda su mercancía el mismo día de la asunción de Obama.

Tonya Drummer y Marlene Adams, que infructuosamente buscaban estacionamiento en medio de un pesado tránsito, coincidieron que el esfuerzo para venir a la ciudad fue la llegada de un tiempo de cambios.

Muchos de los visitantes no perdieron la oportunidad para venir desde otros países, como el británico Kunle Noik, que mientras se tomaba fotos con su pequeño hijo señaló que le desea “lo mejor” a Obama.

Los más favorecidos han sido los residentes de Washington, como el salvadoreño Oscar Salgado, que este lunes recorrió la ciudad con su esposa Doris y sus tres hijos, y espera volver el martes.

“Es importante estar ahí en el momento en que por primera vez tendremos un presidente afroamericano, y esperamos algún día tener un presidente hispano”, dijo Salgado, esperanzado de cambios en materia migratoria y económica.

NOTIMEX

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login