Piden menores trámites de licencias para inmigrantes

Dallas.- Un grupo de defensa de los derechos de los inmigrantes interpuso una nueva demanda contra las autoridades de Texas para obligarlas a desechar los requisitos impuestos a los inmigrantes para obtener su licencia de conducir.

La demanda, interpuesta en una corte estatal por el Fondo para la Defensa Legal y Educación del México Americano (Maldef), es la segunda que se presenta por este motivo a lo largo del último mes, en contra del Departamento de Seguridad Pública (DPS) de Texas.

Ambas querellas pretenden frenar la aplicación de los requisitos que el DPS exige desde el pasado 1 de octubre a todos los extranjeros que buscan gestionar su licencia de conducir en esta entidad.

El DPS exige a los inmigrantes demostrar que se encuentran en forma legal en el país para poder obtener o renovar el documento.

La dependencia solicita documentos migratorios para verificar el estatus legal de cualquier persona que no sea ciudadano estadounidense y que desea tramitar su licencia de conducir.

Las licencias de los extranjeros son emitidas con la leyenda “visitante temporal” y muestran la fecha en que expira la admisión legal del inmigrante para permanecer en Estados Unidos.

Bajo las nuevas reglas, el DPS exige a los extranjeros el mostrar cada seis meses prueba de autorización laboral en la forma oficial de un documento de autorización conocida como EAD, a fin de poder renovar la licencia.

Sin embargo, el problema para los inmigrantes legales que cuentan con visas de trabajo, es que tramitar el documento oficial EAD puede llevar semanas o meses de espera.

La demanda de Maldef fue interpuesta a nombre de tres personas con permisos legales de residencia y trabajo en Estados Unidos y de una compañía de jardinería que emplea trabajadores extranjeros en forma legal mediante visas de trabajo H-2B.

El Departamento de Seguridad Pública de Texas está excediendo sin sentido su autoridad, al excluir a personas que legalmente residen en Texas”, dijo Nina Perales, consejera regional de Maldef.

“Confiamos en que las cortes intervengan y pongan fin a estas reglas arbitrarias”, indicó.

El pasado 14 de enero el grupo Proyecto de Derechos Civiles de Texas recurrió también a la corte, con una demanda similar, para tratar de frenar los requisitos impuestos por el DPS.

Jim Harrington, director del Proyecto de Derechos Civiles de Texas, sostuvo entonces que los requisitos constituyen “una intolerable carga en los inmigrantes”.

Harrington dijo que la medida crea también un peligro a la seguridad pública porque empuja a la gente a conducir sus automóviles sin seguros. “Está mal concebida, es intolerable y contraproductiva”, afirmó.

Simpatizantes de los nuevos requisitos, incluido el gobernador de Texas, Rick Perry, sostienen que la mayor revisión de documentos ha hecho de Texas una entidad más segura.

Funcionarios del DPS sostienen que los requisitos no son antiinmigrantes, sino que sólo pretenden colocar salvaguardas en el proceso de obtención de licencias de conducir para reducir el fraude de identidad y el robo.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login