Diáspora salvadoreña forma un consejo científico, académico y de investigación

El aprovechamiento del capital humano que representan los más de dos millones de salvadoreños dispersos por el mundo, para que unidos puedan colaborar al desarrollo integral de su país, es uno de los objetivos trazados por el Consejo Científico, Académico y de Investigación de la organización Salvadoreños en el Mundo (CAISEEM).

Así lo confirmaron los miembros de ese Consejo en una teleconferencia este jueves que se originó en Los Angeles, California con participación de profesionales en diferentes áreas desde Australia, Canadá, España, Connecticut, Maryland y Texas.

“Quisimos convocar como mandato de la Sexta Convención Internacional de Salvadoreños en el Mundo y el producto de una de las resoluciones de la convención fue formar el consejo científico, ya que el enfoque de esa convención fue el capital humano de la diáspora”, dijo Francisco Rivera presidente de SEEM.

Explicó Rivera que la creación del Consejo Científico fue tomada el 13 de diciembre de 2008 —unas dos semanas después de la convención en San Salvador— y ya están tramitando dos proyectos cuyos detalles darán a conocer dentro de poco.

“Uno de los proyectos va a pedir a Naciones Unidas apoyo para que el Consejo viaje a El Salvador y se reuna tanto con el PNUD [Programa de las Naciones para el Desarrollo] como con la Rectoría de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA). Se va abrir como un marco de cooperación entre Salvadoreños en el Mundo, el PNUD y la UCA”, dijo José Manuel Ortiz, vocal del nuevo Consejo, quien cuenta con una empresa de señalización urbana en Valladolid, España.

“Además de eso hay otro proyecto que se ha resultado justamente a raíz de este consejo. Se trata de un proyecto que va a involucrar a la Universidad de Salamanca —la más antigua de Europa— y probablemente a la nueva Asamblea Legislativa de El Salvador”, agregó.

Explicó Ortiz que la Asamblea Legislativa salvadoreña ahora mismo tiene un proyecto con la Universidad de Salamanca, España, firmado por el presidente de ese ente legislativo, Rubén Orellana, y el rector de la universidad española, Manuel Alcántara.

“Este consejo puede trabajar en un triángulo entre la Universidad de Salamanca, Salvadoreños en el Mundo, específicamente el Consejo Científico, y los miembros de la nueva Asamblea Legislativa. Por ahí puede venir una buena oportunidad para intentar legislar a favor de eso que llamamos el ‘capital humano’ y para entenderlo mejor”, apuntó Ortiz.

Hay otros países donde sus parlamentos legislativos ya tienen programas concretos, uno de estos es Corea del Sur —que es el que más está invirtiendo en eso— tiene programas con todas las universidades de Estados Unidos, para intentar rescatar o intercambiar todo el capital humano que tiene descendencia coreana, para desarrollar proyectos tecnológicos-científicos en su propio país.

Y eso es lo que persiguen a través de los proyectos con la Universidad de Salamanca y la Asamblea Legislativa: Hacer el intento de legislar a favor de la creación de programas académicos, científicos y tecnológicos que tengan que ver con la repatriación de compatriotas que tienen un gran valor añadido en el índice de capital humano.

El Consejo Científico lo integran: Copresidentes Elizabeth Araniva y Carlos Ramírez; secretario Héctor Cuéllar-Castellanos; vocales Leonel Flores, Carlos Colón y José Manuel Ortiz. El presidente honorario es Franciso Rivera.

You must be logged in to post a comment Login