Elton John cierra su gira latinoamericana con un recital íntimo en México

MÉXICO (AFP) – El británico Elton John finalizó la noche del sábado su gira por América Latina con un recital íntimo en México ante 1.500 personas mostrándose más comedido y breve de lo habitual y arropado por su compatriota James Blunt como telonero.

Tras un recorrido por Argentina, Brasil, Colombia y Venezuela, el cantante y pianista se presentó en el solemne escenario del Colegio de las Vizcaínas, en el centro de la capital mexicana, para ofrecer un concierto patrocinado por una conocida marca de whisky cuya recaudación estará principalmente dirigida a programas de apoyo a la educación en México.

Aunque la presentadora anunció que actuaban gratis, los dos músicos británicos cobraron una parte de su caché habitual, dijo a la AFP un portavoz de la organización.

En la rueda de prensa anterior, Blunt, de 34 años, recordó sus dos actuaciones anteriores en México y afirmó que el público de este país “es el mejor del mundo”.

En esta ocasión, sin embargo, no se topó con el ejército de adolescentes que le sigue habitualmente sino con un auditorio de traje y corbata capaz de desembolsar los 9.000 pesos mexicanos (unos 620 dólares) que costaba el boleto y al que no emocionó su pegadizo repertorio salvo la archiconocida ‘You’re Beatiful’.

El público había reservado toda su atención para el momento en que asomaran las gafas oscuras de Sir Elton John, de color uva para esta ocasión.

Arrancó con ‘Your song’, un tema de 1970, toda una declaración de intenciones de lo que serían los siguientes y escasos 90 minutos: un viaje nostálgico por lo más popular de un tipo que ha vendido más de 250 millones de discos y ha ganado cinco premios Grammy y un Oscar.

John, de 61 años, apareció con un traje largo y oscuro bordado con tirabuzones amarillos a juego con el teñido de su cabello.

Eligió un vestuario tan discreto, para lo acostumbra, como fue su actitud. En esta ocasión no hubo saltos ni malabarismos ni otras muestras de su célebre histrionismo.

Y aunque no escatimó en miradas cómplices ni sonrisas al público, apenas les dirigió unas breves palabras. Únicamente les agradeció su presencia en el primer y único bis del concierto.

Con la renovada energía de quien se sabe en la recta final de su carrera, el londinense combinó el Rock n’ Roll más clásico con las baladas románticas que le han mantenido cómodamente instalado en lo más alto de las listas de ventas durante décadas.

‘Sorry seems to be the hardest word’, ‘Candle in the wind’, ‘Sacrifice’ y ‘Rocket Man’ fueron algunos de los clásicos que interpretó a solas con su piano. Su único complemento externo fue un sintetizador de sonidos.

Dentro de la abundancia que dan 44 años de carrera, John no prestó demasiada atención a los temas de su último álbum, ‘The Captain and the Kid’, que no tuvo el éxito esperado.

Salvo contadas excepciones, el público no se esforzó por exprimir más el talento del británico y rápidamente volvieron a enfrascarse en las relaciones sociales y en el whisky.

Al regreso de América Latina, el cantante instalará su piano durante una temporada en un casino de Las Vegas y después emprenderá una gira por Estados Unidos junto a Billy Joel.

You must be logged in to post a comment Login