La chilena “La buena vida” ganó el Goya a mejor película hispanoamericana

MADRID, (AFP) – La película “La buena vida” del director chileno Andrés Wood, ganó este domingo el premio Goya al mejor filme hispanoamericano en la XXIII edición de estos galardones, considerados los Oscar del cine español.

“La buena vida” se impuso en las votaciones de los miembros de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de España a la colombiana “Perro come perro”, de Carlos Moreno, “Lake Tahoe”, del mexicano Fernando Eimbcke y “Acné” del uruguayo Federico Veiroj.

Rodrigo Bazaes, coguionista de la película, subió al escenario del Palacio Municipal de Congresos de Madrid para recoger el premio de manos de la actriz y cantante Leonor Watling, en nombre de Wood que no pudo acudir a la gala debido a sus compromisos profesionales.

La cinta ganadora, que ya se había alzado en noviembre pasado con el Colón de Oro, máximo galardón del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, relata varias historias cruzadas en la actual Santiago de Chile.

El film es “una radiografía del Chile de hoy, historias que captan el alma del ciudadano corriente y esa paradoja de la sensación de progreso muy rápido pero también la falta de oportunidades y exceso de trabajo que vivimos día a día”, según Bazaes.

“Esperamos que nuestros pequeños dramas también identifiquen a otros lugares lugares”, dijo Bazaes tras recoger la estatuilla del busto de Goya.

“La buena vida”, protagonizada por Aline Kuppenheim, Manuela Martelli, Eduardo Paxeco, Roberto Farias y Manuela Oyarzún, surge de una idea que le presentó Bazaes a Wood sobre un proyecto de documental sobre la clientela de una peluquería.

“A mi me encantó la idea y en especial las historias de los personajes, que le planteé hacer una ficción en vez de un documental. Así nace la película ‘La buena vida'”, afirmó Wood en la página web de su productora.

Wood, conocido por su película “Machuca”, retrata en esta película “la historia de Teresa (45), Edmundo (40) y Mario (25) en Santiago de Chile 2008”.

“Cada uno anhela algo que pareciera ser asequible. Ninguno lo logra. Lo que obtendrán será inesperado”, afirmaba el director sobre su obra, con la que ha cosechado su primer Goya a la mejor película extranjera de habla hispana, tras haber sido nominado al mismo en 2005 por “Machuca”.

El film también recibió una mención especial en el Festival de La Habana, pero, a pesar de todos sus reconocimientos, aún no ha conseguido una distribución internacional.

Se trata de la segunda vez que el cine chileno consigue un premio en esta categoría de los premios del cine español después del que logró en 1991 Ricardo Larrain con “La frontera”.

You must be logged in to post a comment Login