La discreta influencia de Carla Bruni en un año como primera dama de Francia

PARIS (AFP) – En su primer año de matrimonio con el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, la ex modelo y cantante de origen italiano Carla Bruni ha dado la imagen de una primera dama moderna y discreta, cuya influencia se deja ver en pequeños toques.

Sarkozy y Bruni festejarán el lunes su primer aniversario de casados.

El 2 de febrero de 2008 se dieron el “sí, quiero” en la más estricta intimidad, en el Palacio del Elíseo. Fue el primer acto de ‘reajuste’ de la imagen de la pareja presidencial tras unos ciertos excesos de exhibición de su idilio en los comienzos del mismo.

“Llevamos una vida tranquila, encontramos el buen ritmo”, afirmó a mediados de enero Sarkozy al semanal Le Point. Carla “concedió decenas de entrevistas y nunca ha cometido un solo error”, se congratuló.

Tras unas apariciones muy seguidas por la prensa en el parque de diversiones de Eurodisney, cerca de París, y unas vacaciones a finales de 2007 en Egipto, la pareja cambió de estrategia.

Sus apariciones son mucho más discretas y la imagen de la ex modelo que un día confesó aburrirse “mortalmente en la monogamia” se ha visto considerablemente pulida.

Desde su boda, Bruni, de 41 años, ha grabado un disco, “Comme si de rien n’était” (Como si no pasara nada), cuyos derechos de autor ha donado a obras de caridad.

Se ha convertido también en “embajadora mundial para la protección de las madres y los niños contra el sida” del Fondo Mundial de la Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria.

La influencia de una mujer que ha dicho tener “reflejos epidérmicos de izquierda” es perceptible, 15 meses después de haber conocido a Sarkozy en una cena en casa de Jacques Séguéla, el publicitario más famoso de Francia.

“Doy gran importancia a lo que me dice. Sus reflexiones amplían mi forma de pensar”, aseguró a Le Point el presidente. Sin embargo, a nivel político, la presencia de Carla Bruni es mucho menor que la de la ex esposa de Sarkozy, Cecilia, que era su consejera y cercana colaboradora.

Primera dama modelo en una visita de Estado a la reina de Inglaterra en marzo de 2008, Carla Bruni-Sarkozy sólo ha realizado contadas apariciones políticas.

Una de ellas fue su visita al Dalai Lama, por petición de su marido, en agosto, en el sur de Francia, pues el presidente francés prefirió no recibir al líder tibetano en el exilio para evitar roces con China durante los Juegos Olímpicos de Pekín.

Sin embargo, la primera dama dejó sentir su papel en la gestión de Sarkozy del caso de Marina Petrella, una ex miembro de las Brigadas Rojas italianas refugiada en Francia pero condenada a cadena perpetua en Italia por complicidad en asesinato.

Tras una intervención de Carla y de su hermana, la actriz y directora de cine Valeria Bruni-Tedeschi, el presidente francés decidió no extraditarla.

You must be logged in to post a comment Login