Alarma en Italia por sospecha de tráfico de órganos de niños ilegales

Por Mario Osorio Beristain.

Roma.- La denuncia del ministro del Interior de Italia, Roberto Maroni, sobre el presunto tráfico de órganos de niños, sacó a la luz el problema de los menores inmigrantes que ingresan solos a este país, muchos de los cuales desaparecen.

Al participar el pasado viernes en la asamblea del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), celebrada en Roma, Maroni aseguró que existen “evidencias” del tráfico de órganos de menores que han sido localizados en Italia.

Dijo que las pruebas se obtuvieron del análisis cruzado de datos sobre menores desaparecidos tras llegar a la isla de Lampedusa (mayor punto de ingreso de ilegales a Italia) con informaciones sobre tráfico de órganos enviados por los países de origen a través de la Interpol.

Ante la alarma causada por sus declaraciones, Maroni fue citado por el Parlamento italiano para explicar en los próximos días su denuncia.

Pero según expertos, aunque existe la “sospecha” de que los niños inmigrantes pudieran ser víctimas del tráfico de órganos, hasta el momento no se han encontrado las evidencias que sustenten tal aseveración.

El magistrado Adelchi D’Ippolito, quien hace algunos años abrió una investigación sobre un presunto tráfico de órganos de menores que involucraba a Albania y Grecia, informó que al final el caso debió ser archivado por falta de pruebas. Reconoció, sin embargo, que Italia podría ser una zona de tránsito para el tráfico de órganos y pidió no subestimar las palabras de Maroni.

En declaraciones a los medios, D’Ippolito dijo que todos los años se presentan decenas de denuncias de organizaciones no gubernamentales, de misioneros o de la policía aeroportuaria sobre la presencia de menores solos o acompañados por personas que no son sus padres.

El magistrado recordó que durante la investigación coordinada por él, llegó a ver en un país africano los cuerpos de dos menores a los que les habían extraído los órganos, pero fuera de ese territorio –acotó- no se encontró ninguna prueba.

El Centro de Investigaciones Sociales (Censis) también destacó que la fiscalía de Roma ha llevado a cabo indagaciones sobre un presunto tráfico de menores de Albania hacia Italia para efectuar el trasplante de órganos.

Sin embargo, “las investigaciones no lograron llegar a datos concretos”, según el más reciente reporte del Censis sobre el tráfico de seres humanos.

El director del Centro Nacional de Transplantes, Alessandro Nanni Costa, aseguró que “ningún órgano de proveniencia desconocida puede entrar en la red de transplantes italiana” e insistió en que esta entidad no tiene nada que ver con el presunto tráfico.

Para el director del Instituto Nacional de Salud de los Migrantes, Aldo Morrone, la “sospecha” existe y el riesgo principal tiene que ver con los centros de recepción a donde son llevados los menores inmigrantes no acompañados una vez que son identificados en Lampedusa.

Según datos del Ministerio del Interior, el año pasado llegaron a Italia dos mil 751 menores, de los cuales dos mil 35 eran “no acompañados”. A través de Lampedusa entraron mil 320 niños y de 400 de ellos se perdió el rastro.

Asimismo, un censo presentado en octubre pasado por el gobierno italiano documentó que desde 1974 han desaparecido en Italia nueve mil 802 niños, de los cuales ocho mil 80 eran extranjeros.

El documento advirtió que en el primer semestre de 2008 se registró un aumento del 25 por ciento de menores extranjeros desaparecidos en comparación con el mismo periodo de 2007.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login