Mexicanos emprendedores desafían la crisis en Nueva York

Por Angélica Peña. Corresponsal

Nueva York, 4 Feb (Notimex).- Para la familia Quechol abrir un negocio de venta de productos orgánicos en medio de la crisis global financiera es tan sólo un reto más que ha tenido que vivir en su calidad de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos.

Gregorio, Martín, Antonia y Teresa, todos mexicanos, asumieron el desafío y por ello el próximo sábado abrirán las puertas de su negocio en Brooklyn, con la mayor expectativa de hacer realidad el sueño que un día tuvieron en su natal Santa Martha Hidalgo Ocuyacán, Puebla.

Al proyecto de los Quechol se unió Carina Castillo, una compañera del curso que tomaron en la Asociación Tepeyac sobre los pasos de cómo abrir un negocio en Nueva York.

Trabajando en turnos dobles, tanto en otros negocios como ahora en uno propio, los cinco nuevos propietarios han invertido todos sus ahorros y han pedido préstamos para llevar adelante el proyecto.

“Es muy difícil pero estoy seguro que las ilusiones se cumplen”, confió Gregorio, quien tiene 13 años laborando en supermercados y quien empezó a trabajar en la propuesta del negocio hace varios años y desde hace dos inició todo los pasos para lograr abrirlo.

“Necesitamos salir adelante por nosotros mismos”, señaló Teresa, quien tiene dos años de residir en Estados Unidos y como su cuñada Antonia es afanadora en un hotel de Manhattan.

Según Antonia, quien aprovechará los días libres que le dieron en el hotel debido a la mala situación que atraviesan sus patrones para invertir tiempo en la nueva tienda, su negocio es el primero en distribuir productos orgánicos en la zona.

El establecimiento, pintado con los colores de la bandera mexicana (verde, blanco y rojo), ha sido adaptado, arreglado, y acondicionado por los cinco nuevo socios para evitar incurrir en gastos adicionales.

“Ojalá estos colores nos den la suerte que necesitamos”, comentó Gregorio.

Según Carina, este negocio con seguridad no tiene pérdidas, “al contrario va a tener mucho éxito porque la gente está dejando de ir a restaurantes para cocinar en casa, además con productos saludables”.

Los Quechol “empezaron el programa de nuevos negocios hace dos años y en realidad es una buen momento para abrir ese tipo de negocios”, dijo Teresa García, profesora de Tepeyac.

Agregó que se da en momentos en que “el desempleo ha aumentado bastante y muchos no califican por su estatus migratorio para beneficios de desempleo”.

Martín espera que la tienda prospere para poder reunirse con su hijo de cuatro años, Jesús, quien vive en México junto a sus abuelos, y a quien no ve desde que era un bebé.

Para Gregorio la otra parte del sacrificio inicia con la inauguración del negocio, ya que es necesario posicionar la tienda, abrirla temprano, cerrarla tarde y “poder así pagar todas las deudas que adquirimos para abrir el establecimiento y obtener ganancias”.

Los Quechol, ejemplo de perseverancia y optimismo, confiaron en que abrirán sucursales de su tienda en Nueva York, así como en el sueño de algún día regresar sin las manos vacías al país que un día los vio partir.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login