Casa Blanca confía en confirmación de Solís

La Casa Blanca descartó que esté en peligro la nominación de Hilda Solís como secretaria del Trabajo, después que se dio a conocer que su esposo omitió el pago de impuestos relacionados a su taller automotriz, en algunos casos desde 1993.

“No creo que lo esté”, dijo el vocero presidencial Robert Gibbs al ser cuestionado sobre esta revelación, así como el hecho de que el Comité de Educación, Pensión y Trabajo pospuso este jueves la sesión del miércoles para considerar la confirmación de Solís.

El vocero descartó también que Solís enfrente una situación similar a la de Tom Daschle, Nancy Killifer y Timothy Geithner.

“Nosotros revisamos sus declaraciones de impuestos y están en orden”, dijo.

Gibbs enfatizó el hecho de que la decisión del Comité fue para permitir a sus miembros revisar la documentación adicional sometida en torno a la situación de Sam Sayyad.

Sayyad es esposo de Solís y propietario del negocio Sam´s Foreign and Domestic Auto Center en Los Angeles.

“Creo que la declaración del Comité que vimos del senador (Mike) Enzi (republicano por Wyoming) y el senador (Edward) Kennedy (demócrata por Massachusetts) denota que continuarán trabajando juntos para avanzar la nominación tan pronto como sea posible”, dijo.

De acuerdo con el portal de internet del periódico USA Today, Sayyad pagó el miércoles más de seis mil 400 dólares para resolver varias multas por impuestos no pagados, que en algunos casos datan desde hace 16 años.

El diario dijo que la revelación sobre el pago fue hecha por funcionarios de la Casa Blanca, quienes indicaron que tanto la congresista demócrata por California como su esposo desconocían las existencia de tales multas.

Gibbs hizo énfasis también en el hecho de que Solís no está asociada con su esposo en este negocio, y por ello “no vamos a penalizarla por los errores de negocios de su esposo”.

El caso de Solís ha revivido la sombra del escándalo en la joven administración Obama, que ha visto caer ya a dos de sus nominados por cuestiones fiscales.

Apenas este martes el nominado presidencial para secretario de Salud, el ex senador demócrata Thomas Daschle, retiró su consideración para el cargo tras revelarse había evadido el pago de 120 mil dólares de impuestos por su trabajo como consultor.

Horas antes ese mismo dia, Nancy Killefer, nominada por Obama como directora de la recién creada Oficina de Evaluación de Desempeño, renunció a su postulación debido a cuestiones relacionadas también con el pago de impuestos.

El de Daschle, el más prominente de estos dos, se convirtió en el tercer traspié de evasión fiscal de un nominado presidencial al gabinete de Obama.

Timothy Geithner, el secretario del Tesoro, incumplió temporalmente el pago de 34 mil dólares de impuestos en un periodo de cuatro años cuando colaboraba como alto funcionario del Fondo Monetario Internacional (FMI), a pesar de lo cual fue confirmado.

Solís, electa a la Cámara de Representantes desde el 2001 e hija de inmigrantes mexicanos y nicaraguenses, es uno de los dos hispanos nominados al gabinete de Obama junto con el ex senador por Colorado Ken Salazar, nominado como secretario del Interior.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login