Boda del príncipe Bagrationi nacido en España une a familia real georgiana

TIFLIS (AFP) – El príncipe David Bagrationi-Mujraneli, nacido en España, y la princesa Ana Bagrationi-Gruzinski se casaron con gran pompa el domingo en Tiflis, sellando así la unión simbólica de dos ramas de una familia real que compite por la herencia de un trono vacante desde hace dos siglos.

El príncipe David, que nació en España y no habla georgiano, vive en Tiflis desde 2003 y tiene doble nacionalidad, española y georgiana.

La dinastía Bagrationi, que dice descender del rey bíblico David, dirigió a Georgia desde al menos el siglo IX hasta inicios del siglo XIX, cuando la Rusia imperial anexó el país.

La cadena de televisión Rustavi-2 difundió secuencias de la ceremonia en la catedral de la Trinidad, donde se ve a Anna, de 31 años, con su largo vestido blanco al lado de David, de 32 años, que llevaba el traje tradicional georgiano, con un puñal caucasiano en la cintura.

Banderas de la pequeña república caucasiana (cinco cruces rojas sobre fondo blanco) estaban desplegadas en el edificio que acogía a centenares de invitados, mientras muchos curiosos se agolpaban en el exterior.

“Espero que éste sea el día más feliz de mi vida”, declaró la princesa antes de la boda.

Su padre, Nugzar Bagrationi-Gruzinski, conocido director teatral en Tiflis, dijo que “lo más importante es que este día sea beneficioso para el futuro de Georgia”.

La familia real está dispersa por Europa tras la revolución bolchevique y la integración en 1921 de Georgia, luego de un breve periodo de independencia, en la que se convertiría al año siguiente en la Unión Soviética.

Desde entonces varias ramas reivindican el trono, pero los Mujraneli y los Gruzinski son considerados como los favoritos.

El patriarca de la Iglesia ortodoxa georgiana, Ilia II, se pronunció a favor de la restauración de la monarquía.

You must be logged in to post a comment Login