Choque de poderes en Italia por desconexión de Eluana Englaro

Por Mario Osorio Beristain.

Roma.- La desconexión de Eluana Englaro, en coma irreversible desde 1992, derivó en Italia en un choque de poderes sin precedentes y el primer ministro Silvio Berlusconi fue acusado de usar el caso para cambiar la Constitución a su beneficio.

Berlusconi emitió el viernes pasado un decreto urgente, que después convirtió en iniciativa de ley y envió al Parlamento para su rápida aprobación, por el que se busca detener la desconexión de Englaro, a quien la víspera le fue suspendida completamente la alimentación artificial.

“La alimentación y la hidratación, como formas de apoyo vital y fisiológicamente finalizadas a aliviar el sufrimiento, no pueden ser rechazadas en ningún caso por las personas o por quienes asisten a aquellos que no pueden valerse por sí mismos”, según la iniciativa, de un único artículo.

Pero el presidente italiano, Giorgio Napolitano, se negó a firmar el decreto bajo el argumento de que violaba la Constitución, por lo que los analistas consideraron uno de los más graves enfrentamientos institucionales desde el fin de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Berlusconi aprovechó la ocasión para lanzarse el sábado contra una Carta Magna que, en su opinión, debe ser cambiada pues fue aprobada (al final del conflicto mundial) tras una larga dictadura y –dijo- con la influencia política de quienes veían a Rusia como un modelo.

Tampoco dudó en acusar a Napolitano de usar poderes “que no tiene”, a la Corte Suprema (que aprobó la desconexión) de formar parte de “la cultura de la muerte” y llegó a decir que Eluana “tiene buen aspecto” y sería incluso capaz de tener un hijo.

“Ha sido superado todo límite”, dijo un inusual editorial del Corriere della Sera, el principal diario italiano, mientras otro del cotidiano La Repubblica tituló: “No podría haber un estrago más atroz”.

“Tras la negra jornada de uno de los más duros choques institucionales de la postguerra republicana, habríamos deseado el momento de la reconciliación. Desgraciadamente Berlusconi eligió la vía opuesta”, señaló el Corriere della Sera.

Según La Repubblica, el caso Englaro ha dado al primer ministro “una ocasión perfecta para una política que se apoya en el populismo, el carisma, en la invocación de las pulsiones elementales y en la emotividad plesbiscitaria”.

“Eluana ha sido elegida como ganzúa para desquiciar las garantías democráticas y reunir en una sola mano el poder ejecutivo y el legislativo, mientras con la otra se pone la mordaza a la magistratura”, denunció.

Para el presidente de los diputados del opositor Partido Democrático, Antonello Soro, “Berlusconi realiza una ofensiva sin escrúpulos contra la Constitución y un ataque al jefe de Estado usando un caso que toca los sentimientos más profundos de los italianos”.

Este domingo, el primer ministro bajó el tono y reconoció haber jurado el cargo bajo la Constitución, aunque insistió en que “no es un monolito y puede ser cambiada”.

Berlusconi tiene de su lado a la Iglesia y a los grupos católicos, mientras los sondeos señalaban que más del 60 por ciento de los italianos son favorables a dejar morir a Eluana, que quedó en estado vegetativo tras sufrir un accidente de tráfico en 1992.

Su familia y varios amigos certificaron que la mujer no quería ser mantenida artificialmente con vida en caso de sufrir un accidente que la dejara en coma irreversible, lo que fue reconocido por la Corte Suprema que validó una sentencia a favor de la desconexión.

La cuenta regresiva ha comenzado y según los expertos se necesitaban 48 horas, desde la suspensión de la alimentación, para que el proceso que llevará a la muerte a Eluana se convirtiera en irreversible. En tanto, ambas ramas del Parlamento dijeron que no podrían analizar la iniciativa de ley de Berlusconi antes de este lunes.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login