Cumplen sentencia de pena máxima en afroamericano en Texas

Dallas.- El ciudadano afroamericano Johnny Ray Johnson, de 51 años y sentenciado a la pena máxima por el asesinato de una mujer que rehusó tener sexo con él tras consumir “crack”, fue ejecutado en Texas.

En su última declaración, Johnson reclamó el fin de la pena capital y denunció las condiciones de “el calabozo Polunsky”, el pabellón de la muerte en la Unidad Carcelaria Polunsky, donde Texas mantiene a más de 300 reos sentenciados a la pena de muerte en esta entidad.

Ray Johnson describió el penal como un lugar sin perdón, aterrador e incapacitante donde la vida no tiene sentido, no tiene propósito, por lo que “no es vida para nada”.

“Les pido a cada uno de ustedes que levanten sus voces y demanden que termine la pena de muerte en Estados Unidos de América”, dijo.

Johnson expresó su cariño a sus amigos que acudieron a presenciar la ejecución.

Voceros del Departamento de Justicia Criminal de Texas informaron que el reo, de 51 años de edad, fue declarado muerto a las 18:19 horas de este jueves, ocho minutos después de que le suministraran la inyección letal.

La ejecución se efectuó en la cámara de la muerte de la Unidad Carcelaria Walls, en Huntsville, a unos 250 kilómetros al suroeste de Dallas.

Johnson fue sentenciado a la pena máxima por el homicidio el 27 de marzo de 1995 de Leah Joette Smith, de 41 años de edad, en una calle de Houston, Texas.

De acuerdo con las autoridades, Johnson se enojó y mató a la mujer al golpear su cabeza contra una pared, cuando ella rechazó sexo con él luego de que ambos habían fumado “crack”.

El homicidio fue uno de al menos cinco en los que Johnson aparecía vinculado.

La ejecución de Johnson, ex taxista y conductor de camiones, fue la octava en Texas de 2009 y la 431 desde que se reactivó la aplicación del castigo capital en esta entidad en 1982.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login