Vinculan en EU ataques con granadas en Monterrey y Texas

Dallas.- Autoridades de Estados Unidos informaron que poseen evidencias que vinculan las granadas usadas en los ataques al consulado de ese país y a una televisora en la norteña ciudad mexicana de Monterrey, con el realizado a un bar en Texas.

Un vocero de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos (ATF) de Estados Unidos en Phoenix, Arizona, precisó que los números de serie de las granadas muestran que provenían del mismo lote.

Añadió que no se ha determinado con exactitud el tipo de vinculación, pero aseguró que existe.

“Esto está aún bajo investigación. No sabemos exactamente cuál es la conexión, pero sí existe definitivamente una asociación entre los tres ataques”, dijo a Notimex un vocero de la ATF en Phoenix, Arizona, una de las oficinas regionales de la dependencia.

La ATF coordina la investigación con la Procuraduría General de la República (PGR) y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en México.

Gracias a esa colaboración se rastrearon los explosivos a un lote decomisado en México pero fabricado en Corea del Sur, y que parcial o totalmente estaba en manos del grupo paramilitar que trabaja para la organización de narcotraficantes del Cartel del Golfo, los Zetas.

El vocero explicó que las granadas que están utilizando los cárteles mexicanos pertenecen a lotes fabricados hace 15 o 20 años, por lo que podrían ser remanentes de algún conflicto bélico y llegar desde un país distinto a Estados Unidos.

Empero, las autoridades de ambos países no creen que los ataques en Monterrey como tales estén relacionados con el registrado en Texas el mes pasado, pero sí que existe una cercana cooperación entre el Cartel del Golfo y pandillas del sur de Texas.

Este miércoles, la ATF coordinó un operativo en la comunidad fronteriza de Pharr, sur de Texas, en el cual fue cateada una casa en busca de granadas y se arrestó a tres miembros de la pandilla “Tri-City Bombers”.

El operativo forma parte de la investigación sobre el ataque con una granada que no estalló del pasado 31 de enero al bar “El Booty Lounge”, en San Juan, Texas.

Las autoridades sospechan que varios líderes de la pandilla Texas Chicano Brotherhood, se encontraban en el bar la noche del incidente y pudieron haber sido el objetivo.

La ATF también determinó que la granada usada en ese ataque proviene del mismo lote que las utilizadas en octubre pasado contra el consulado y a principios de enero contra una televisora en Monterrey.

Desde el ataque a “El Booty Lounge” las autoridades del sur de Texas han arrestado a unos ocho integrantes de las pandillas Texas Chicano Brotherhood y Tri-City Bombers, y los han presionado para proporcionar información.

“Estamos poniendo toda la presión que podemos sobre ellos, hasta que podamos saber el origen de la granada”, dijo la víspera el sheriff del Condado de Hidalgo, Guadalupe Treviño.

“Se ha vuelto muy obvio de que existe algún tipo de relación entre el cártel (del Golfo) y nuestras pandillas locales”, indicó.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login