Acuden más peruanos a "brujos" en medio de la crisis

Por José Luis Castillejos.

Lima.- Ante la incertidumbre que genera la crisis económica, los peruanos acuden cada vez más a los “brujos” o curanderos para pedir diversas mercedes, como el regreso del ser amado, bienestar económico o curas a problemas de salud.

En un recorrido por las calles del centro de Lima se puede advertir fácilmente el incremento del número de personas que a cambio de dinero aseguran curar diversos males como diabetes e incluso cáncer, mientras lectores de cartas escrutan el futuro a solicitud del cliente.

Cleotilde Romaña, originaria de la región norteña de Piura, llegó hasta la comisaría del distrito de Lince, en esta capital, para denunciar al brujo “Horacio”, un hombre que la estafó pues le pidió dinero y ella no pudo recuperar su salud.

“Este hombre me engañó. Me pidió en varias oportunidades varias sumas de dinero para que me hiciera limpias al cuerpo, pero nunca vi los resultados. Le pedí que me devolviera lo invertido y casi me agarra a golpes”, denunció la mujer.

Con los pies apenas calzados con unas sandalias plásticas que traslucen su pobreza, esta señora de unos 60 años dijo que antes de dejar el centro espiritista de Horacio, cerca a la avenida Militar, recibió maldiciones.

“Esas maldiciones son lo que me preocupa”, dijo Romaña, una más de las innumerables personas que llegan a los distritos de Lince, La Victoria y el Rimac en busca de una salida a sus males terrenales.

A las personas que van a esas mesadas las asustan, les hacen un rociado con aguas aromáticas y licor o les pasan tabaco en el cuerpo o animales como el cuy (roedor local) para “limpiarlos”.

El agente Melitón Robles de la Policía Nacional dijo a Notimex que con frecuencia mucha gente hace denuncias contra charlatanes que han hecho su aparición aprovechando las necesidades de las personas, sus penurias y deseos de progresar. Los brujos o chamanes se hacen publicidad en los diarios capitalinos, desde donde aseguran tener “dones divinos” para alejar a los enemigos, atraer al ser amado y curar enfermedades.

El “Chamán del Norte”, “Luz y la providencia”, “Clara, la vidente” forman parte del rosario de nombres que aparecen en la prensa e incluso hacen montajes de sus fotos al lado de artistas como Marc Anthony, Luis Miguel y Juan Luis Guerra, entre otros.

En la mesa de “limpia” de Amara Reta Ancasí, ubicada en una zona del este de Lima, hay un cráneo, que según ella es original, en cuyas cuencas oculares ha colocado monedas de un sol y está adornado con velas, flores, pequeñas cartas, fotos y listones multicolores. “No hay enemigo que se resista. Yo soy una bruja blanca que limpia a los que han sido dañados por la magia negra”, explicó Ancasí, al señalar que ella no tiene necesidad de hacerse publicidad porque toda la gente de la sierra peruana la conoce.

Esta mujer, que habla quéchua y un español deficiente, dijo que tiene la bendición de los “apus” (dioses) para hacer el bien. “Yo le rindo siempre tributo a la pachamama (madre tierra) y de ella obtengo la sabiduría”.

“Para vencer el mal hay que estar muy bien preparados”, señaló Ancasí, una entre los casi mil brujos que hay en Lima, algunos de los cuales han ido a parar a la cárcel por homicidio culposo luego de que alguno de sus “pacientes” murió a causa del brebaje administrado.

En varios puntos de la ciudad, mujeres vestidas de “gitanas” (con faldas largas, uñas pintadas, bien maquilladas) leen las cartas al paso o abordan a los transeúntes y en “mancha” (grupo) les arrebatan aretes, carteras, relojes.

Lima es mágica, con influencias del vudú, donde las almas atormentadas buscan escapar a su presente y proyectarse hacia el futuro en rituales de florecimiento, bañados de perfumes, hierbas alucinógenas, aunque les cueste la vida como al taxista Luis Tello Camacho.

El conductor murió a consecuencia de un edema cerebral y pulmonar causado derivado de una pancreatitis hemorrágica, tras haber consumido sustancias tóxicas preparadas con

You must be logged in to post a comment Login