Para hacer mejor la limpieza de primavera

(CL)– Cuando se habla de limpieza de primavera, se acostumbra a dividirse en dos campos: los genuinamente entusiastas de eliminar el desorden y la acumulación invernal; y los que se sentarían con más agrado en la silla del dentista antes de proceder a la limpieza del hogar.

Independientemente del grupo al que se pertenezca, todos tienen que, al fin y al cabo, acometer la limpieza primaveral. En la medida que el invierno va desapareciendo, el desorden acumulado generalmente durante los meses más fríos tiende a hacerse cada vez más indeseable.

Pero la eliminación del mismo, por muy abrumadora que pueda parecer, no tiene que inspirar tales temores. Por el contrario, hay varias maneras de lograr que la limpieza sea una tarea agradable.

Reservar el tiempo adecuado
Uno de los aspectos más temidos de la limpieza de primavera es el compromiso de tiempo que implica. Muchas personas la consideran como un fin de semana perdido, en el que emplean días en la limpieza y organización. Sin embargo, no se tiene que tomar tanto tiempo, o por lo menos no ocupar todo el fin de semana.

Una forma de hacer que las faenas más agotadoras parezcan menos prolongadas es realizarlas por etapas. En vez de dejar un trabajo enorme para el próximo fin de semana, se puede realizar un trabajo que consuma más tiempo, como la limpieza del garaje, dedicándole una hora o algo por el estilo todas las noches. Y terminará la faena en menos tiempo de lo que pensaba, y no se perderá un adorable sábado o domingo primaveral.

Otro error que se comete en la limpieza primaveral es la falta de preparación. La misma es sinónimo de pérdida de tiempo. Asegurarse de tener todas las herramientas necesarias, y de que las baterías de las mismas estén cargadas, o de disponer de combustible suficiente.

Con demasiada frecuencia los que acometen la limpieza de primavera que finalmente se disponen a realizarla se dan cuenta de que no tienen las herramientas necesarias. Dedicar tiempo para hacer un inventario de sus herramientas días antes de que se vaya a iniciar la limpieza.

Trabajo en equipo
Aunque no son pocos los amantes de la limpieza primaveral, la mayoría, particularmente los niños, piensan en las otras actividades que podrían estar realizando durante un fin de semana en esa temporada.

Pero los padres pueden convertir ese trabajo en algo más agradable haciendo ciertas tareas con los niños, en vez de asignarle una labor a cada persona.

Los niños se divertirán más si pueden retozar con mamá y papá mientras limpian el desván que si realizan solos esa faena. Y los padres se divertirán más y verán que el trabajo se hace con mayor rapidez si cuentan con la ayuda familiar.

Deshacerse de lo innecesario
Otro factor que convierte la limpieza de primavera en una faena carente de atractivo para muchos, son los artículos y objetos sobrantes e innecesarios que se acumulan en casa, de los que nunca se deshacen.

Casi todo hogar del país cuenta con una gran variedad de artículos que no se usan pero que permanecen dentro de casa. Año tras año, en vez de desecharlos, los dueños de casa los recogen, los limpian por debajo y vuelven a colocarlos en las estanterías.

Pero estos objetos le añaden más tiempo a la limpieza de primavera, y ocupan más espacio en el proceso. Para ahorrar tiempo y crear más amplitud en casa, hacer un inventario de lo que no se usa, y decidir lo que va a hacer con todo eso antes de que llegue el día destinado a la limpieza.

Las subastas por internet, las donaciones a instituciones de beneficencia, o simplemente su colocación en la acera, son opciones viables para liberar estantes y armarios de todo lo que no se usa.

You must be logged in to post a comment Login