Repudian latinos cooperación policial con agentes de inmigración

Decenas de manifestantes hicieron una vigilia y marcharon en el estado de Virginia en rechazo a la cooperación policial con agentes de inmigración, que ha generado temor y abusos entre la comunidad hispana.

“La confianza que la comunidad inmigrante en la policía se ha reducido. Ya no se reportan crímenes, abusos, incluso casos de violencia doméstica y asaltos, por temor a que se revise el estatus migratorio”, dijo Ricardo Juárez, de Mexicanos Sin Fronteras.

Los activistas rechazaron el acuerdo entre la policía de Prince William y el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) bajo el controversial programa federal 287 (g), que permite que las fuerzas del orden locales y estatales apliquen las leyes de inmigración.

Juárez citó como ejemplo el caso de Agueda Domínguez, que a principios de febrero denunció que fue tratada “como un animal” por la policía de Manassas Park, en el condado de Prince William, porque es latina y no entiende inglés.

Domínguez, inmigrante salvadoreña, dijo que el policía le roció un químico luego de un incidente, porque su auto no tenía un foco y había olvidado su licencia de conducir en su casa. La policía, que investiga los hechos, dijo que Domínguez se resistió al arresto.

Juárez dijo que muchos latinos abandonaron el condado de Prince William debido al clima de temor e inseguridad, causando la devaluación de viviendas y bancarrotas que ahondaron aún más el impacto de la crisis económica que afecta a todo el país.

Los manifestantes iniciaron la marcha en los negocios “Guapo’s Restaurante” y “Mercado Latino” hasta el edificio de la corte en la ciudad de Manassas, en el condado de Prince William.

Una de las manifestantes, María Dolores Alvarez, de 29 años, salvadoreña naturalizada estadounidense, dijo que la policía de Prince William la arrestó hace una semana sin ningún cargo luego de detener el auto que conducía un amigo.

Señaló que su amigo estaba en estado de ebriedad, pero que a ella la esposaron, sufrió un golpe en la cabeza cuando entró al patrullero y agentes del ICE revisaron su estatus migratorio.

“Violaron mis derechos como ser humano”, dijo Alvarez, al indicar que ya ha contactado un abogado para que presente una demanda contra el departamento policial.

“Quiero que se haga justicia, que no haya más abusos porque la policía es muy fuerte con la comunidad latina”, dijo por su parte el ecuatoriano Jorge Báez, residente en Prince William.

Defensores de los inmigrantes han criticado casos similares de abuso policial en otras partes del país. En Arizona el alguacil John Arpaio ordenó recientemente que unos 200 inmigrantes indocumentados recorrieran en cadenas las calles de Phoenix.

A su vez, las autoridades del condado de Montgomery, en el estado de Maryland – que limita con Virginia – anunciaron la semana pasada que referirán al ICE a cualquier persona involucrada en un crimen violento.

El ejecutivo del condado de Montgomery, Isiah Leggett, dijo que la medida se aplicará a fin de combatir las armas y las pandillas, pero que evitará que la policía haga arrestos por la apariencia o raza de la persona.

El activista Juárez, de Mexicanos Sin Fronteras, advirtió sin embargo que grupos antiinmigrantes usan el tema de la criminalidad para presionar a las autoridades a que tomen medidas más punitivas contra los inmigrantes.

NOTIMEX

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login