Camilo Soares, el Primo de Rivera paraguayo

No es un secreto que la intrahistoria de ciertos personajes jugó muchas veces un papel preponderante en las historias nacionales e incluso universales, hecho que se corrobora fácilmente en casos como Hitler, Mussolini, Bush, etc.

Una de las historias personales que influyó decisivamente en el devenir de España fue la de José Antonio Primo de Rivera, quien fracasó en su intento de obtener un escaño de diputado por Madrid en las elecciones de 1931, siendo derrotado por Bartolomé Cossío.

Este fracaso electoral hizo que José Antonio se volviera escéptico con respecto a las instituciones y métodos democráticos, al punto que ya al año siguiente acabaría detenido bajo la sospecha de haber participado de la sublevación organizada por el general Sanjurjo.

El Fiscal Ángel Ramírez será el encargado de atender la denuncia contra el Primo de Rivera paraguayo titular y secretario Favorito del obispo Fernando Lugo, Camilo Soares, cuyo fracaso en las elecciones para diputados nacionales le causó al parecer un efecto parecido al acusado por el célebre fundador de la Falange.

http://www.lanacion.com.py/noticias-230668.htm

Soares fue denunciado por atentar contra el estado de derecho de la república del Paraguay, al hacer un llamado a disolver el Parlamento por medio de batallones de asalto, la semana pasada. El hecho le valió ser acusado de Fascista y la actual investigación por atentar contra la democracia.

Camilo Soares es un caso siquiátrico extraño, dado que denosta contra Stroessner a pesar de tenerlo como uno de sus principales aliados en el Congreso. En Paraguay es vox populi que el sector del fallecido dictador, aglutinado por su nieto Gustavo Alfredo Stroessner, resultó clave para el triunfo de Fernando Lugo el 20 de abril, al igual que los neoliberales pitiyanquis de Luis Alberto Castiglioni, del sector hoy denominado castiluguismo.

Coherente con estas alianzas fascistoides, el secretario de emergencias ha iniciado una campaña de desprestigio contra las instituciones democráticas, llamando a disolver el congreso con batallones de asalto luguistas.

Ese es el trabajo que está haciendo y aparte de eso por su frustración y su amargura, debido a que él se presentó para ser diputado nacional, pero lastimosamente no tuvo el apoyo popular para ser por lo menos el último de los 80 diputados, afirmò un opositor, que lo acusa de ser vocero de las intenciones golpistas del clero-fascismo.

Aunque la victoria electoral del obispo Fernando Lugo sobre los 61 años de hegemonía del aparato clientelista del estado teñido del signo político colorado ha tenido diversas interpretaciones, y complejas y múltiples causas, es imposible ignorar el decisivo apoyo del sector otrora liderado por el desaparecido dictador Alfredo Stroessner, que gobernó en Paraguay durante 34 años (1954-89) y en tiempos de la guerra fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética se convirtió en pieza clave del Plan Cóndor.

Aunque el sector contribuyó con sus votos,aglutinados en torno a su nieto, el hoy senador Gustavo Alfredo Stroessner Domínguez, aún más decisivas resultaron sus influencias en Washington y el apoyo del grupo multimedia que maneja su familia.

El apoyo de los Stroessner al Obispo Fernando Lugo pretendió ser ocultado, pero se hizo público cuando un sobrino del dictador, el senador Julio Osvaldo Domínguez, fue sorprendido abandonando la residencia del obispo en la valijera del automóvil del diputado Rafael Filizzola.

La prensa siguió a Filizzola por varias cuadras, hasta que pudo constatar que Domínguez salía del interior del baúl para abordar su propio carro. Más adelante se confirmaron las sospechas cuando el obispo se apoyó en el sector de Stroessner para intentar imponer un miembro títere a su servicio en la Corte Suprema de Justicia. LAW

You must be logged in to post a comment Login