Ministro boliviano y senador de derecha se acusan públicamente de corrupción

LA PAZ (AFP) – Un ministro y un senador opositor sostuvieron una agria polémica este jueves en una radio local con denuncias de narcotráfico, corrupción y una acusación al gobierno de anidar “una estructura delincuencial”, que reflejan la tensión política que vive Bolivia.

El senador de derecha Roger Pinto Pinto, un polémico congresista opositor, dio una entrevista en la radio católica Erbol, en la que llegó a deslizar que el presidente Evo Morales estaba al tanto de los manejos supuestamente dolosos de la estatal petrolera YPFB, cuyo principal directivo, Santos Ramírez, está en la cárcel investigado por la justicia en una posible defraudación por 85 millones de dólares.

El congresista dijo también que Morales “ha encubierto al ministro Quintana en los camiones”, en alusión a un caso de contrabando de mercancía transportada en 33 vehículos en la región de Pando que ocurrió en julio pasado.

“El presidente Evo Morales encubre los actos delincuenciales de quienes hoy día están en la cárcel; quien hoy día está encubriendo la delincuencia es Evo Morales”, disparó.

También mencionó que Morales, en su condición de dirigente cocalero antes de asumir en 2006, “atacaba a la policía en el Chapare, ponía cazabobos” y concluyó que esos actos “favorecían al narcotráfico, porque todos sabemos dónde va a parar la coca”.

En medio de la entrevista, el poderoso ministro de la Presidencia de Bolivia, Juan Ramón Quintana, se contactó con radio Erbol y, además de negar los cargos, lanzó una batería de acusaciones contra Pinto endilgándole el haber formado parte de “una estructura de poder político” que durante 20 años “vivió de espaldas a la ley, encubriéndose, saqueando los recursos naturales, robándose la plata de la Prefectura, de los municipios”.

“Lo que han robado los alcaldes (…) son bebé de pecho comparado con la organización, la estructura delincuencial que han establecido en Palacio”, respondió Pinto.

“Ustedes no hacen nada para evitar la corrupción que se está desatando en el Gobierno a todo nivel”, dijo Pinto, mencionando entidades como la Aduana, el servicio de caminos y YPFB.

Las acusaciones iban alcanzado entonces su punto más alto, mientras Pinto decía que a Quintana “le sale espuma por su boca” o que “su estado de ánimo no le permite coordinar sus ideas; seguramente está preocupado por el caso de los 33 camiones”.

En el clímax, Quintana opinó que “el senador Pinto a lo que se ha dedicado es a difamar, a mentir, a calumniar, a engañar al país con ese aire de pastorcillo de evangelio, con ese tufillo religioso”.

El congresista interrumpió: “con delincuentes como usted yo no me… si usted me respeta, delincuente de quinta, yo lo voy a respetar”.

“No lo he ofendido”, respondió el ministro, mientras, fuera de sí, Pinto exigía: “respéteme, carajo”.

You must be logged in to post a comment Login