Salen de prisión ex agentes fronterizos beneficiados por Bush

Dallas.- Dos ex agentes de la Patrulla Fronteriza que fueron declarados culpables de disparar por la espalda a un mexicano y ocultar el hecho salieron de la cárcel luego de dos años de reclusión, tras haber sido conmutadas sus sentencias.

En su penúltimo día en la Casa Blanca, el 19 de enero, el ex presidente estadounidense George W. Bush conmutó las sentencias impuestas en 2006 a los ex agentes José Alonso Compean e Ignacio Ramos. La conmutación de las sentencias siguió a una intensa campaña en favor de los ex agentes por parte de grupos conservadores y antiinmigrantes.

Compean cumplía una sentencia de 12 años y Ramos una de 11 por la violación de los derechos civiles del mexicano Osvaldo Aldrete Dávila durante una persecución registrada el 17 de febrero de 2005 cerca de El Paso, Texas.

Bush no otorgó el perdón a los ex agentes, pero decidió conmutar sus sentencias porque consideró que eran excesivas y porque los prisioneros ya habían sufrido la pérdida de su trabajo, libertad y reputación. La Oficina de Prisiones de Estados Unidos informó que ambos salieron este martes de prisión pero deberán permanecer aún bajo un programa de confinamiento comunitario hasta el próximo 20 de marzo. Los dos se encuentran bajo “supervisión de un oficial de correccionales por un periodo de confinamiento comunitario”, precisó la vocera de la Oficina de Prisiones, Traci Billingsley.

El confinamiento comunitario significa que una persona sentenciada debe pasar la última fase de su sentencia en un centro residencial con mínima supervisión. Compean cumplía su sentencia en la Prisión Federal de Elkton, en Elkton, Ohio, y Ramos estaba internado en la Prisión Federal de Phoenix, Arizona. El caso de los ex agentes fronterizos fue seguido de cerca por grupos conservadores y antiinmigrantes, que desplegaron continuas campañas en su defensa al considerar que ambos eran inocentes y sólo cumplían con su trabajo. Los grupos, a los que se sumaron varios congresistas federales, mantuvieron una constante embestida para demandar la exoneración de los dos ex agentes.

La demanda de su liberación se reforzó después de que el mexicano involucrado en los hechos volvió a cruzar la frontera desde México con droga y fue detenido y encarcelado en este país. La Oficina del Procurador Federal para el Oeste de Texas, que fue la encargada de presentar las acusaciones contra Ramos y Compean, se vio obligada a defender su posición en múltiples ocasiones.

“Un agente no está autorizado a disparar a un sospechoso desarmado que está huyendo de él”, aclaró la dependencia en un comunicado emitido el año pasado. “No existió ninguna evidencia creíble de que la vida de los agentes estaba amenazada o que (el contrabandista) poseía un arma que pudiera haber justificado el uso de fuerza mortal”, expuso. Añadió que “aun cuando los dos agentes vieron que el hombre no estaba armado, los agentes le dispararon al menos 15 veces mientras él huía de ellos, hiriéndolo en una ocasión”. Los agentes dejaron al mexicano lesionado y éste pudo luego cruzar el Río Bravo y regresar a México, donde buscó atención médica.

Ramos y Compean reportaron el decomiso del cargamento de mariguana localizado en la camioneta que conducía Aldrete Dávila, e informaron que el sospechoso había logrado empujar a uno de ellos y escapar a México. Sin embargo, ninguno de los agentes reportó haber disparado sus armas y haber lesionado al sospechoso como están obligados a hacerlo bajo los procedimientos de la corporación. El incidente se conoció dos semanas después cuando otro agente se dio cuenta del caso y lo reportó.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login