Actores y estudios de Hollywood terminan negociaciones sin acuerdo

LOS ANGELES (AFP) – Las últimas conversaciones entre la alianza de estudios de Hollywood y el mayor sindicato de actores de cine y televisión terminó sin ningún acuerdo y dejó en el campo de los comediantes la última palabra respecto al contrato colectivo en la meca del entretenimiento.

La Alianza de Productores de Cine y Televisión (AMPTP), que agrupa a los estudios más importantes de Hollywood, divulgó un comunicado el jueves en la noche en el cual afirmó que tras dos días de negociaciones habían presentado “la última, mejor y final” oferta al Sindicato de Actores (SAG).

“Los términos de la oferta son los mejores que podemos o podremos ofrecer a luz de los otros cinco acuerdos laborales negociados (con los demás sindicatos de artífices del cine) durante el año pasado y ante la crisis económica extraordinaria que está afectando el mundo”, dijo la AMPTP.

Este fue el último giro de las difíciles discusiones que han enfrentado desde mediados de 2008 al gremio de actores con los empleadores de los estudios, y a su vez ha causado graves divisiones en el seno de la mayor unión de comediantes, integrada por unos 120.000 miembros.

El convenio colectivo del SAG con los empresarios, válido por tres años, expiró el 30 de junio de 2008 y las negociaciones están en punto muerto. Los actores siguen trabajando bajo el régimen del anterior convenio.

Durante una votación, la huelga fue respaldada por el 75% de los sufragios. Pero cerca de 1.400 miembros del SAG, entre ellos actores influyentes como George Clooney, Susan Sarandon o Sally Field, llamaron a la dirección del sindicato a firmar un compromiso con la AMPTP, lo que constituyó una crítica a la estrategia de confrontación defendida por el negociador jefe del sindicato Doug Allen.

A finales de enero, este conflicto que partió en dos el SAG, entre quienes apoyan una convocatoria a huelga y los que se niegan a esa posibilidad ante la premura económica del momento, se cobró el puesto de Allen, considerado defensor la línea más dura.

El SAG reclama un alza en los salarios de los actores que reciben menos de 100.000 dólares anuales, y un incremento de los dividendos de la venta de DVDs y de la comercialización y proyecciones de películas y series de televisión en internet y nuevas plataformas tecnológicas.

La AMPTP dijo en su comunicado del jueves que su última oferta va a dejarla sobre la mesa durante 60 días para que el SAG pueda considerarla con todos sus miembros, e insistió sin detalles de que se trata de una propuesta con mejoras y “márgenes de ganancias significantes, beneficios y jurisdicción sobre los nuevos medios”.

Por el momento no pudo ser contactado ningún portavoz del SAG para comentar esta propuesta de la alianza patronal.

You must be logged in to post a comment Login