Los brasileños olvidan la crisis y se lanzan al frenesí del carnaval

RIO DE JANEIRO, Brasil (AFP) – Millones de brasileños y turistas olvidarán por unos días la crisis financiera mundial y se lanzarán desde este viernes al frenesí del carnaval, que tendrá su plato fuerte con los fastuosos desfiles de escolas de samba que se iniciarán el domingo por la noche en el Sambódromo de Rio de Janeiro.

El país de 190 millones de personas prácticamente quedará detenido a partir del viernes por una semana, llevado por la locura del carnaval desde Salvador de Bahía (noreste) hasta Sao Paulo (sureste), para cumplir un rito tradicional que tiene más de 150 años.

Desde este viernes, Rio vive oficialmente en Carnaval luego del primer acto simbólico de inicio de las festividades: la entrega de las llaves de la ciudad al rey Momo por parte del alcalde Eduardo Paes.

A pesar de la crisis, un número récord de turistas son esperados en Rio, según las autoridades. En total “709.000 turistas, 5.000 más que el año pasado, 30% de ellos del extranjero, están ya en la ciudad”, dijo a la AFP la empresa municipal de turismo, Riotur.

Más de 46.000 turistas llegaron a bordo de cruceros.

Unos 10.000 policías serán movilizados durante las festividades en Rio, una ciudad en donde la violencia es endémica.

“Las personas pueden sentirse seguras porque Rio es la mejor ciudad del mundo para divertirse durante el carnaval”, expresó el alcalde luego de la ceremonia con el rey Momo en Copacabana.

Sus palabras contrastan con los hechos de los últimos días.

Bandas armadas y delincuentes comunes robaron a 94 turistas en tres días, según datos de la Policía Turística proporcionados este viernes a la AFP por un portavoz de esa entidad, Fernando Veloso, quien indicó que la cifra representa un 20% más que los registros del año pasado.

Dos de los robos se produjeron en hoteles de bajo precio de la ciudad.

Como cada año, una buena parte de los efectivos policiales se concentrará cerca del sambódromo, construido por el famoso arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, en el centro de la ciudad.

En esta avenida de 700 metros de largo, flanqueada de tribunas, desfilarán desde el domingo hasta la madrugada del martes las 12 principales escolas de samba, con 70.000 espectadores esperados en cada noche.

En días en los cuales todos los excesos parecen permitidos, el gobierno va a distribuir gratuitamente a través de organizaciones no gubernamentales en todo el país 59 millones de preservativos, en el marco de un programa de lucha contra el sida.

En Bahía, el carnaval comenzó el jueves por la noche. Dos millones de personas danzan cada noche detrás de los “trios elétricos”, unos enormes camiones con altoparlantes que circulan por lugares definidos de la ciudad, con cantantes populares animando la fiesta.

En Recife (noreste), un millón de personas danzarán al ritmo frenético del “frevo” siguiendo al grupo de carnaval “Galo da Madrugada”, que toma por asalto las calles de la ciudad.

Pero para los ojos del mundo, el carnaval brasileño es sinónimo de los desfiles de las escolas de samba de Rio.

Este año mantendrá la tradición de explorar temas populares brasileños pero innovará abordando también cuestiones ecológicas.

Entre los visitantes ilustres de las festividades, el presidente Luiz Inacio Lula da Silva será el primer mandatario que irá al carnaval desde 1994, a la primera noche de desfiles en Rio, confirmó su portavoz a la AFP.

You must be logged in to post a comment Login