Mundo de fantasía que rodea los Oscar también padece crisis económica

HOLLYWOOD, EEUU (AFP) – Incluso el mundo de fantasía que rodea a los premios Oscar sufrió este año la crisis económica que tiene en jaque a los ciudadanos de a pie de Estados Unidos: las fiestas se reducen y los estudios limitaron al máximo sus gastos de campaña para ganar estatuillas.

Menos festines, menos dólares para la publicidad y menos Botox: son algunos de los tres aspectos afectados que envuelven la ceremonia más ostentosa de la industria del cine, dijeron expertos.

Las estrellas desfilarán como es habitual por la alfombra roja con vestidos de grandes diseñadores y joyas costosas, pero luego asistirán a fiestas más austeras y comprobarán que otras varias citas tradicionales para la noche del Oscar fueron canceladas.

Chris Benarroch, dedicada a la organización de galas en Los Angeles, dijo que se dio cuenta de esta situación en los Globos de Oro de enero.

“Normalmente, hay 10 fiestas” después de la ceremonia de estos premios, “este año hubo apenas tres. Los estudios redujeron enormemente sus gastos”, dijo Benarroch a la AFP.

“Han habido muchos despidos este año en los estudios de cine, y esto se ha hecho evidente en las ceremonias de premiaciones”, según dijo esta mujer de la industria del espectáculo.

Estos últimos años, la fiesta post-Oscar más estelar ha sido la de la revista Vanity Fair, donde sólo los grandes son admitidos y si es posible con la estatuilla en mano como carta de presentación.

Pero el jefe de redacción de la publicación mensual neoyorquina, Graydon Carter, reveló que

este año su fiesta “sería considerablemente” más íntima. Y, como en otros casos, también se habló de la posibilidad de reutilizar el mismo decorado de años anteriores: todo un giro para la cultura del despilfarro de Estados Unidos.

“Usualmente, en la noche de los Oscar, usted sube a una limusina y va de fiesta en fiesta”, recordó Benarroch.

Pero esta vez, “si se trata de un estudio con un nominado (al Oscar), se cenerá en un restaurant. Algo muy reducido y exclusivo. Nada de galas con más de 500 personas”, contó la organizadora de fiestas.

Al mismo tiempo, los grandes estudios recortaron en gran medida sus presupuestos para hacer campaña por sus películas y estrellas al Oscar, algo que suele traducirse en mayores ventas de las obras tanto en el cine como en DVD.

El experto en premiaciones, Tom O’Neil, editorialista del sitio “The Envelope” dedicado por completo a cubrir la temporada de los Oscar para el diario Los Angeles Times, estimó que “la campaña (electoral) habitual de los Oscar para la Mejor Película rondaba los 15 millones de dólares”.

“Este año por ‘The Curious Case of Benjamin Button’, fue de 10 millones”, precisó.

Incluso los tratamientos de cirugías estéticas se vieron afectados: los especialistas de California en reducción de arrugas no notaron ningún incremento de su actividad como pasaba en años anteriores.

“El número de operaciones aumenta siempre antes de las premiaciones, el asunto en tales circunstancias económicas es saber cuánto aumentarán”, dijo Anthony Griffin, cirujano estético en Beverly Hills, que atiende a varias estrellas en el oeste de Los Angeles.

Este especialista afirmó que sus ganancias aumentaron un 25% durante la llamada temporada del Oscar, pero este resultado representa una baja respecto a años anteriores.

Michel McGuire, otro médico especialista en cirugías estéticas, coincidió con su colega Griffin en la ciudad vecina de Santa Monica, donde aplica a varias celebridades su dosis de Botox y colágeno antes de los Oscar.

“La actividad parece ligeramente en retorceso en relación a otros años y algunos podrían haber cortado su presupuesto destinado a la belleza”.

Aunque “sigue siendo Hollywood, donde la belleza reina por encima de todo”, confió el cirujano plástico.

You must be logged in to post a comment Login