Nueva ministra del Interior anuncia reorganización de la policía peruana

LIMA (AFP) – La flamante ministra del Interior de Perú, la educadora Mercedes Cabanillas, iniciará una reorganización integral de la Policía aplicando una “guerra sin cuartel” contra la corrupción, en momentos en que esa institución está inmersa en una serie de pugnas y rivalidades internas.

Cabanillas, ministra de Educación durante el primer gobierno de Alan García y actual congresista, es la cuarta persona que asume la complicada cartera de Interior en un lapso de dos años y medio luego de que sus antecesores salieron en medio del descrédito.

Ella ocupará el sillón que dejó el general en retiro de la policía Remigio Hernani, cuestionado tanto por el oficialismo como por la oposición, que le endilgaban una serie de desaciertos en su gestión.

Cabanillas, una influyente figura del gobernante partido Aprista -conservador de origen socialdemócrata- contará con todo el respaldo del jefe de Estado, quien al tomarle juramento la noche del jueves dijo que su ingreso al gabinete ministerial “es un fortalecimiento de tipo político”.

La nueva ministra, a quien se atribuye un carácter fuerte y que ya ha sido bautizada por un sector de la prensa como la “dama de hierro” en Interior -en alusión a la ex primera ministra británica Margaret Thatcher- anunció de inmediato una “guerra sin cuartel contra la corrupción”.

“Ya no habrá guerra interna, absurda, habrá sólo unidad, la única guerra será contra la delincuencia y el narcotráfico”, advirtió al tiempo que remarcó que no será permisiva con “normas blandengues (débiles)” y que apostará por sanciones “enérgicas y drásticas” contra la corrupción.

La designación de Cabanillas despertó críticas en la oposición que atribuyó una intencionalidad política a su ingreso al gabinete con el fin de copar el ministerio del Interior con miras a las elecciones presidenciales de 2011.

El opositor Victor Andrés García Belaunde estimó que detrás de su nombramiento hay el peligro de que se vaya a designar a funcionarios del partido de gobierno en los puestos de gobernadores (que dependen de Interior) para que influyan en la contienda electoral de 2011.

Subrayó que su principal tarea debería ser “desratizar y hacer un barrido en la institución policial”.

“El cambio es el reflejo de la carencia de una política de Estado coherente en materia de seguridad”, dijo el nacionalista de izquierda Daniel Abugattás, que dijo que Cabanillas, a quien asignó un temperamento confrontacional, podría imponer un estilo autoritario.

La prensa de oposición va más allá y sostiene que la salida de Hernani de Interior sería el preludio de las remociones de al menos otros dos ministros, Carmen Vildoso, ministra de la Mujer y Desarrollo Social, y Oscar Ugarte, de Salud, ambos independientes provenientes de canteras de izquierda.

El primer ministro Yehude Simon, también independiente y antaño militante izquierdista, descartó que se vayan a producir otros cambios.

Uno de los problemas que afrontará la ministra Cabanillas será el de los grupos que pugnan por cuotas de poder en el sector Interior, que se remonta a antiguas rivalidades entre tres instituciones -Guardia Civil, Guardia Republicana y Policía de Investigaciones- que fueron unificadas en 1986 en el primer gobierno de García.

You must be logged in to post a comment Login