Ubica FBI a Stanford en Virginia

Dallas.- El financiero texano Robert Allen Stanford, acusado de fraude por miles de millones de dólares a inversionistas, fue ubicado hoy en Fredericksburg, Virginia, por agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), informó la propia entidad.

El vocero del FBI, Richard Kolko, dijo que sus agentes le entregaron a Stanford a solicitud de la Comisión de Valores e Intercambios (SEC) de Estados Unidos, los papeles legales sobre las acusaciones presentadas en su contra el pasado martes en una corte federal de Texas.

El vocero aclaró que Stanford no se encuentra bajo arresto ni en custodia de las autoridades.

Este martes, la SEC acusó al financiero texano de haber orquestado un fraude a inversionistas a través de certificados de depósito por unos ocho mil millones de dólares. La acusación argumenta que el banco de Stanford, el Stanford International Bank en St. John, la capital de Antigua y Barbados, vendió a través de las empresas afiliadas Stanford Group Co. y Stanford Capital Management, unos ocho mil millones de dólares en certificados de depósito.

La venta a inversionistas de decenas de países, pero principalmente de Latinoamérica y el Caribe, se efectuaba prometiendo a los ahorradores que obtendrían altas tasas de interés, muy superiores a las disponibles en los certificados de depósito ofrecidos por los bancos tradicionales.

Específicamente, la SEC acusó a Stanford, a dos de sus ejecutivos y a tres de sus compañías de atraer inversionistas con promesas “improbables e insostenidas” de altos intereses en certificados de depósito y otras inversiones.

Luego de que fue presentada la acusación el martes, el juez federal Reed O”Connor emitió una orden para congelar los bienes y designar a un receptor que controle las distintas empresas financieras de Stanford en Estados Unidos.

Al difundirse el miércoles la noticia de la acusación, cientos de desesperados inversionistas en distintos países llamaron a las compañías financieras de Stanford para tratar de recuperar sus ahorros, pero la mayoría de los establecimientos permanecieron cerrados.

Autoridades en Venezuela intervinieron un banco propiedad de Stanford para respaldar los depósitos de los ahorradores. Este fraude es la segunda gran estafa contra inversionistas que se registra en Estados Unidos en los últimos tres meses, luego de que en diciembre pasado el también financiero Bernard Madoff confesó que su firma de inversión en la que se habían depositado unos 50 mil millones de dólares era “una gran mentira”.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login