Volcán Chaitén: 46 personas se resisten en Chile a abandonar zona de riesgo

SANTIAGO (AFP) – La reactivación del volcán Chaitén, nueve meses después de una erupción que obligó a la evacuación del pueblo del mismo nombre en Chile, hace temer por 46 personas, entre ellas 17 menores, que se resisten a abandonar la zona, mientras expertos advierten que aumentará el volumen de lava, las cenizas y explosiones.

Chaitén, un pueblo de 4.000 habitantes a 10 km del macizo y 1.200 km al sur de Santiago, ya había sido evacuado el 2 de mayo de 2008 cuando la erupción del volcán devastó la zona. Unos 200 habitantes regresaron en los meses siguientes y de ellos más de 150 aceptaron ser evacuados este jueves, cuando el volcán explotó nuevamente.

Las otras 46 personas se niegan a abandonar el lugar, a pesar que el gobierno sostiene que no permitirá un suicidio colectivo, debido a que la erupción puede provocar el desborde del río Blanco, que atraviesa Chaitén.

“El gobierno no va a permitir que haya gente que quiera inmolarse o suicidarse colectivamente”, afirmó el portavoz Francisco Vidal, asegurando que se hará todo lo posible por evacuarlos.

Este viernes, el Servicio Nacional de Menores anunció que interpondría un recurso de amparo en favor de los niños que permanecen en la ciudad. Sin embargo, la diligencia no se efectuó debido al cierre de los tribunales de Justicia en la región por horario de verano.

Más temprano, el ministro de Justicia en funciones, Jorge Frei, dijo que el recurso legal estimaría que “no hay condiciones sanitarias ni de salubridad” para que los menores sean mantenidos en el pueblo, devastado en mayo cuando por primera vez en 9.000 años el volcán hizo erupción.

En tanto, las personas evacuadas de Chaitén, trasladadas a localidades cercanas al pueblo, anunciaron que interpondrán una demanda contra el ministro del Interior, Edmundo Pérez-Yoma, por no haber protegido “los víveres de la comunidad”.

“Es importante que se protejan los víveres de las personas, el gobierno no ha hecho ni la más mínima gestión para encausar el río y estimamos el gobierno ha sido negligente, porque no ha asegurado la vida de las personas ni la ciudad”, dijo Jaime Moraga, abogado de los evacuados.

La zona de Chaitén, dominada por bosques, fiordos, lagos y volcanes, en el sur de Chile, presentaba este viernes intensas lluvias que, según los expertos, podrían empeorar el panorama, ya que arrastra ladera abajo el material volcánico.

El jueves, al recrudecer la actividad volcánica, se formó una grieta en el domo -cúpula de material sólido que se forma dentro del cráter-, y que por ahora contiene la lava.

Esa grieta “estaría indicando un claro debilitamiento del domo, con el riesgo que, ante cualquier nueva explosión del volcán, pudiera colapsar, arrojando grandes volúmenes de piroclastos (lava) hacia el lecho del río, con directa proyección hacia el casco urbano de la ciudad”, señaló un informe de la estatal Oficina Nacional de Emergencia.

“El caudal del río Blanco arrastra material volcánico y si a eso se suman las lluvias, el peligro aumenta”, declaró de su lado la delegada presidencial para Chaitén, Paula Narváez.

La reactivación del volcán el jueves ocurrió pocos días después de que el gobierno anunciara su negativa final a reconstruir el pueblo en el mismo lugar, en medio de las protestas de los chaiteninos que desean volver.

Desde Argentina, se anunció el cierre de la frontera con Chile por el paso internacional Futaleufú, y que comunica el pueblo chileno del mismo nombre con la sureña provincia argentina de Chubut.

La erupción de mayo de 2008 provocó una lluvia de cenizas en las provincias del sur argentino, que llegaron inclusive a Buenos Aires.

Chile tiene unos 3.000 volcanes, de los cuales unos 500 son geológicamente activos y unos 60 tienen registros eruptivos recientes dentro del último medio siglo.

You must be logged in to post a comment Login