Obispo que negó Holocausto ya tenía orden de superior de irse de Argentina

BUENOS AIRES (AFP) – El obispo católico integrista británico Richard Williamson, emplazado por el gobierno a abandonar Argentina en diez días, ya tenía orden de sus superiores de hacerlo tras haber sido apartado de la conducción de un seminario en el país, según informó este fin de semana la comunidad lefevbrista a la que pertenece.

“El obispo no estaba más al frente del seminario, así que se había dispuesto que dejara también el país”, dijo Christian Bouchacourt, superior para América del Sur de la Fraternidad San Pío X, fundada por monseñor el integrista Marcel Lefebvre, según declaraciones publicadas este sábado por el diario La Nación de Buenos Aires.

El Gobierno pidió públicamente el jueves a Williamson que se marchara, bajo amenaza de ser expulsado, por haber agredido a la sociedad, el pueblo judío y a la humanidad al negar el Holocausto.

“Es un decreto; no puedo opinar sobre eso. Pero la Fraternidad ya lo había decidido antes”, dijo Bouchacourt.

La cuestión formal por la que las autoridades le revocaron el permiso de residencia fue que en 2003, Williamson declaró que venía para cumplir una función administrativa cuando en realidad ejerció una religiosa.

Ahora, la Fraternidad San Pío X dijo que “con antelación a esa fecha” los superiores “decidieron oportunamente que monseñor Richard Williamson saliera de la jurisdicción de la Nación Argentina”.

Bouchacourt dijo desconocer la fecha de partida de Williamson pero aseguró que será dentro del plazo que le impuso el gobierno, y aclaró que su nuevo destino debe ser definido por las autoridades de la comunidad, en Europa.

Williamson había declarado a la televisión sueca su convencimiento de que “no hubo cámaras de gas (…). Creo que 200.000 a 300.000 judíos murieron en los campos de concentración pero ninguno en las cámaras de gas”.

Durante el régimen nazi fueron asesinados en campos de exterminio 6 millones de judíos, así como cientos de miles de otras personas por ser gitanos, homosexuales, discapacitados o comunistas.

El obispo, de 68 años, quien reside en un Seminario de la Fraternidad integrista San Pío X, a 40 Km al oeste de Buenos Aires, había sido denunciado ante la Justicia por apología del crimen y recibido una intimación del Instituto Nacional contra la Discriminación (INADI).

La medida gubernamental fue elogiada vivamente el jueves por las organizaciones de la comunidad judía argentina, de unos 300.000 miembros, una de las más grandes de la Diáspora.

You must be logged in to post a comment Login