Escándalo por escucha ilegal en Colombia: gobierno rechaza haber dado orden

BOGOTA, 23 Feb 2009 (AFP) – El servicio de inteligencia colombiano DAS quedó de nuevo en el centro de una tormenta, tras revelarse que espiaba a políticos, periodistas y magistrados, incluso aliados del gobierno, lo que obligó al presidente, Alvaro Uribe, a desmentir haber dado una orden en ese sentido.

Las revelaciones de la revista Semana provocaron la renuncia de Jorge Alberto Lagos, subdirector de contrainteligencia, en cuya oficina se habrían concentrado las grabaciones y documentos interceptados para destruirlos.

El director del DAS (Departamento Administrativo de Seguridad), Felipe Muñoz, anunció que otros funcionarios igualmente presentaron renuncia y que se examina si se les acepta.

La revelación del semanario originó además el pedido de diversos sectores políticos para que se tomen medidas drásticas, incluyendo la de disolver la entidad, que depende directamente del presidente.

Desde 2002, cuando se inició el gobierno de Uribe, el DAS ha sido blanco de múltiples acusaciones de nexos con grupos paramilitares de ultraderecha y espionaje a la oposición.

“Jamás he dado ni una sola orden para que se vigile la vida privada de las personas”, reaccionó este lunes Uribe.

El presidente culpó de las escuchas ilegales a un grupo de funcionarios del DAS que integran “una banda mafiosa que le hace daño por igual a la democracia colombiana, a la libertad, al país y al propio gobierno”.

Las escuchas, cuyas pruebas comenzaron a ser destruidas en enero según la revista, se hacían a congresistas, periodistas y magistrados considerados opositores, pero también a funcionarios cercanos al mandatario, como su jefe de seguridad y el secretario de la presidencia, Bernardo Moreno.

La denuncia señaló además que funcionarios del DAS vendían servicios de espionaje a paramilitares, la mafia del narcotráfico e incluso a la guerrilla.

Entre los espiados se encuentran el senador de izquierda, Gustavo Petro, y la dirigente liberal, Piedad Córdoba.

El diario El Espectador añadió este lunes nuevos nombres a la lista, incluyendo al ministro de Defensa, Juan Manuel Santos -quien no ha descartado competir por la presidencia en 2010-, y el director de la Policía, general Oscar Naranjo.

“Está quedando al desnudo una política oficial de interceptación y vigilancia policíaca a los contradictores”, declaró el portavoz en el Congreso del partido Liberal (oposición), Héctor Helí Rojas.

El congresista pidió que se considerara un nuevo organismo “con carácter civil y respeto a los derechos humanos”.

El presidente del Congreso, Hernán Andrade, miembro de la coalición gobernante, reclamó “medidas ejemplares y reformas de fondo, para cortar de tajo la corrupción interna” en el servicio de inteligencia.

La Corte Suprema de Justicia, varios de cuyos magistrados se encuentran entre los afectados, calificó este lunes el hecho como “un aleve atentado contra la democracia y la libertad de opinión”, y “reclamó” al fiscal general resultados rápidos sobre los autores “de tan reprochable conducta realizada con un designio criminal que la Corte desconoce”, dijo.

Peritos de la fiscalía comenzaron este lunes la inspección de la sede del DAS.

En octubre, la entonces directora del DAS, María del Pilar Hurtado, debió dimitir tras conocerse una orden interna para hacer seguimientos al senador Petro y otros dirigentes del Polo Democrático Alternativo (PDA, izquierda).

Uno de sus antecesores en el cargo, Jorge Noguera, quien promovió la campaña que llevó por primera vez a la presidencia a Uribe, también debió renunciar y es investigado por nexos con la ultraderecha.

Según una de esas denuncias, el DAS entregó a los paramilitares que operan en la costa Caribe los nombres de sindicalistas que debían ser asesinados por supuestos nexos con la guerrilla.

You must be logged in to post a comment Login