Penélope Cruz gana un Oscar con sabor a “Jamón, Jamón”

HOLLYWOOD, EEUU (AFP) – La española Penélope Cruz hizo historia el domingo al ganar el Oscar a Mejor Actriz Secundaria por su papel en “Vicky Cristina Barcelona”, una obra de Woody Allen que le trajo respeto y borró de un plumazo el mote de “latina sexy” que Hollywood le impuso por años.

A los 34 años, esta chica menuda, delgada, de grandes ojos negros y sonrisa amplia, se alzó con el primer Oscar para una actriz española, doce meses después de que su compatriota, colega y supuesto compañero sentimental Javier Bardem se llevara el mismo trofeo en la misma categoría masculina.

Hace 17 años este par de comediantes impresionaban como las nuevas promesas del cine español con su protagónico en “Jamón, Jamón” de Bigas Luna.

En su segunda nominación a los Oscar, luego de que en 2006 compitiera por su papel en “Volver” de Pedro Almodóvar, “Pe”, como la conocen en España, o “Pinilope”, como suena su nombre en inglés, se llevó la estatuilla dorada que aspiraban Viola Davis (“Doubt”), Marisa Tomei (“The Wrestler”), Amy Adams (“Doubt”) y Taraji P. Henson (“The curious case of Benjamin Button”).

“Honestamente todo pasó muy rápido pero siento haber hecho el drama más serio de mi carrera y luego cuando vi la película en Cannes me dije: ‘¿por qué se ríen?'”, dijo Penélope en agosto pasado antes del estreno en Estados Unidos de “Vicky Cristina Barcelona”, donde se metió en la piel de ‘María Elena’, una artista que sufre para ser genial en diálogos en inglés y español.

Cruz empezó con el pie derecho su salto a la fama cuando protagonizó en los 80 el vídeo “La fuerza del destino” del grupo Mecano, con uno de cuyos miembros, Nacho, mantuvo una relación.

Poco tiempo después llegaría la gloria con “Jamón, Jamón”, su primer protagónico con Javier Bardem, pareja en “Vicky Cristina Barcelona”.

Cuenta su corta biografía que aquella obra del director español Bigas Lunas, llamó la atención de Almodóvar quien decidió que aquella niña de mirada expresiva se hiciera algo más adulta para concederle un personaje en “Carne Trémula” en 1997 y después en “Todo sobre mi madre” en 1999, su gran exhibición en Hollywood.

Al año siguiente estaba protagonizando en inglés “Woman on top”, una cinta que como “Vanilla Sky” (2002) y “Sahara” (2005) fueron abucheadas por la crítica y lamentadas por el público del cine europeo que admirándola no podía soportar que esta joven de talento protagonizara obras mediocres en inglés.

Además era titular en la prensa rosa al convertirse en la vida real en la novia de sus co protagonistas, Tom Cruise, con quien estuvo más de tres años inmediatamente después de su divorcio con Nicole Kidman, y luego hasta 2005 con Matthew McConaughey, su héroe en “Sahara”.

Pero mientras Penélope Cruz se hacía su lugar en la industria estadounidense y soportaba la amargura de la crítica especializada que hoy le ha concedido homenajes en Nueva York, Londres y Los Angeles, no dejó nunca de involucrarse con un cine que busca más arte que taquilla, como el de sus inicios.

En 2004 su protagónico en la italiana “Non ti muovere” de Sergio Castellitto, le valió el mayor premio cinematográfico de ese país, así como en 2006, un filme hablado en su idioma, dirigida por un coterráneo y que le planteó más desafíos como actriz la consagró en las grandes ligas de la actuación y la bautizó como la chica Almodóvar más internacional.

El rostro de “Abre los ojos”, de Alejandro Amenábar, ha venido seduciendo al Oscar desde hace 16 años y en su lengua materna.

En 1993 integró el elenco de la cinta española “Belle Epoque” de Fernando Trueba que se alzó con la estatuilla a Mejor Película Extranjera al año siguiente.

Llegó la ceremonia del Oscar de 2000 y Cruz festejó otra estatuilla de la Academia como parte del elenco de “Todo sobre mi madre”, de Almodóvar, que también ganó como Mejor Película Extranjera esa edición.

Luego en 2006 llegó su gran momento al ser nominada por el papel de Raimunda en “Volver”,

You must be logged in to post a comment Login